Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

2. Aproximación a la noción de fe.

Posted by francescopetrarca en 25 febrero 2009

La fe es la respuesta del hombre a la revelación divina y consiste esencialmente en la adhesión a las verdades que la Iglesia propone para que sean creídas. Dicha adhesión es a la vez libre y sobrenatural, humana y divina, porque el hombre ha de aceptar según su naturaleza lo que Dios le comunica, pero no podría hacerlo sin una ayuda específica de Dios, ya que las enseñanzas reveladas exceden su capacidad de conocimiento y de comprensión. Por eso, al hablar de fe, conviene distinguir entre la fe como acto humano de adhesión y obediencia a cuanto Dios revela, y la fe como virtud sobrenatural que eleva el alma del hombre y le permite aceptar aquellas verdades como venidas efectivamente de Dios.

De manera ordinaria, la fe como acto requiere previamente la virtud de la fe, pero ésta no sustituye a aquélla: el hombre sin gracia no podría nunca creer en la Revelación, pero aun con la gracia puede no creer, es decir, resistir la acción de Dios y rechazar la luz que se le ofrece.

En la noción cristiana de fe hay dos aspectos inseparables, que son: 1) aceptación de las verdades reveladas que la Iglesia nos enseña, y 2) adecuación de la vida personal a lo que se cree. Esto lleva consigo que la fe cristiana no es un difuso sentimiento religioso en el que la inteligencia del hombre no se compromete, ni es tampoco un puro elenco de verdades que sólo es preciso aceptar intelectualmente, sin mayor influencia en la propia vida. Es preciso comprender que los dos aspectos señalados son irrenunciables dentro de una concepción cristiana: fe y vida coherente con la fe se exigen mutuamente y se complementan, se han de dar unidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: