Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Pobreza- San Bernardo de Claraval

Posted by francescopetrarca en 4 septiembre 2009

¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre. (San Bernardo de Claraval).

 

El ávaro, no se da cuenta de su pobreza. Atesora riquezas, tiene miedo a pasar penalidades económicas y a que le falte un fondo de dinero para cualquier circunstancia.

No presta, ni fía, ni da, ni dona… Porque su dinero, es su tesoro, y atesorarlo su quehacer diario. Reune billetes y monedas, y trabaja esforzándose por ganar cada céntimo, y casi siempre, céntimo que entra, céntimo que guarda, ni siquiera es “egoísta” y lo que gana se lo gasta en él mismo y en su bienestar… No, es totalmente pobre.

Pobres personas los ávaros… Pobres… ¿Qué hacer para curar ese mal?

Ese mal solamente se cura de un modo y con un adjetivo: Generosidad. Dar al prójimo sin esperar nada a cambio, atesorar riquezas en el Cielo y no en la tierra, porque aquí hay óxido y polilla, y ladrones, mientras que en el Cielo no hay nada de eso.

Hay que hacer a los demás como Cristo hacía… Hay que hacer como si fuera Cristo al que lo hacemos… ¡Hay que dar! ¿De qué sirve la avaricia? ¿Ese mal que nos come por dentro nuestro ser y cada vez nos hace más esclavos? ¿Para qué ser ávaros, si Dios nos alertó continuamente de los peligros de la riqueza y de la felicidad del “pobre”?

Seamos sensatos y alejémonos de todos los pecados capitales. Seamos “ávaros”, y no atesoremos ese tipo de mal “capital”, y atesoremos el capital de las virtudes que van en su contra… ¡La única riqueza que verdaderamente brilla de esplendor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: