Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

El fácil Perdón

Posted by francescopetrarca en 14 noviembre 2009

Antes que nada, me gustaría copiar el mismo pasaje del Evangelio que me sirvió de inspiración:

“Después de esto, Jesús subió a una barca, pasó al otro lado del lago y llegó a su propio pueblo. Allí le llevaron un paralítico acostado en una camilla; y al ver Jesús la fe de aquella gente, dijo al enfermo:
–Ánimo, hijo, tus pecados quedan perdonados.
 Algunos maestros de la ley pensaron: “Lo que este dice es una ofensa contra Dios.” Pero como Jesús sabía lo que estaban pensando, les preguntó:
– ¿Por qué tenéis tan malos pensamientos? ¿Qué es más fácil, decir: ‘Tus pecados quedan perdonados’, o decir: ‘Levántate y anda’? Pues voy a demostraros que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados.
Entonces dijo al paralítico:
–Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.” [Mt 9; 1 -6]
 
¡Qué fácil es para Dios perdonar nuestros pecados cuando ve en nosotros muestras de arrepentimiento y Fe! Dios vio esto mismo en el corazón del paralítico, que acudía con sencillez y humildad  hacia él.
 
Pero también hay que meditar sobre otro punto. En épocas pasadas, la mayoría de los paralíticos estaban recluidos en sus propias casas sin ningún contacto con el exterior y solamente cuidado por sus familiares y amigos cercanos. Eran personas que ya no podían hacer ningún trabajo, incluso en muchos casos eran despreciados por el resto: habían dejado de producir beneficios y la sociedad los olvidaba. ¿Un paralítico en la calle? ¿Qué locura llevaría a sus familiares a sacarlo de la cama en la que estaba confinado para exhibirlo públicamente en la calle simplemente porque un hombre a la que la gente admiraba iba a pasar por allí?
 
Fe del paralítico, pero también fe de sus familiares y amigos, que no dudaron, sabiendo que iba a estar Jesús allí, en presentárselo; porque no hubiesen hecho lo mismo si hubiese pasado un senador o general romano, ni incluso algún sacerdote judío… ¡No! Lo hicieron, porque sabían que Jesús era la única persona en la Tierra que merecía tal esfuerzo; que Jesús era la única esperanza para su corazón y su alma… Jesús en aquel entonces no quería revelar públicamente su gran misión divina, por eso continuamente callaba a los endemoniados que lo reconocían… Pero los pobres y los humildes, no sabían nada de “mesías” ni de “promesas mesiánicas”, pues no habían estudiado la ley y solo amaban a Dios con su corazón y no con la mente; por esta razón simplemente sentían en lo más profundo de su ser la bondad de un Dios hecho carne. (“Te doy gracias Padre por haber ocultado estas cosas a los sabios y ricos”) Y por eso su fe era tal que conmovían al propio Cristo, los humildes y limpios de corazón tenían pureza en su fe; sentían su Fe y se embelasaban con la Palabra de Dios; pero, simple y llanamente, se estremecían al ver a Jesús, porque sabían verdaderamente quién era.
 
Ved también la dureza de nuestros corazones… Muchísimas veces le quitamos a Dios el poder del Perdón. Decimos: “Esto no tiene perdón” o “Esto es imperdonable”, ya sea a nosotros mismos o a los demás; y por eso los fariseos se impresionaron tanto al oír las palabras de Jesús… ¡Tanta bondad choca con la intolerancia humana! Pero el Señor nos contesta claramente, que si dudamos de su poder de perdonar, entonces nos convencerá del único modo en que siempre consigue que nos arrodillemos temblorosos y lloremos por nuestra incredulidad… Realizando un milagro.
 
¿No es hermoso ver como nuestros pecados no significan nada para Dios si sinceramente vamos a encontrarnos a su paso? Ya sea con pasos seguros y gráciles, ya sea con titánicos esfuerzos por una vida de pecado… Pero si al final nos colocamos en el borde del camino, el Señor pasará. Pasará dondequiera que estemos… Y allí vendrá a darnos su Perdón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: