Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

La Paciencia: raíz de virtudes

Posted by francescopetrarca en 27 noviembre 2009

Tranquilamente paseando a mi perro vi una escena curiosa:

Había un señor de mediana edad que estaba haciendo lo mismo que yo, con la diferencia que él paseaba a un perro muy viejo. De repente, este anciano perro se paró en mitad de la escalera: era viejo, estaba cansado, hacía fresco y seguramente se diría a sí mismo, con la sabiduría que Dios le da a las criaturas que nos ha encomendado cuidar, “Ya está bien de pasear, quiero subir al hogar a descansar”. Sin embargo el hombre en lugar de hacer un gesto cariñoso para con su mascota, se limitó a suspirar desesperadamente y a maldecirlo: no tenía paciencia alguna.

Entonces pensé en que la paciencia efectivamente era una cualidad muy importante, más bien una gran virtud.

Si nos ponemos a reflexionar, nos daremos cuenta que ante la ausencia de paciencia descubrimos la ira; que ante la falta de paciencia caminamos hacia la desesperación; que cuando actuamos impacientemente nos condenamos a realizar cualquier tarea ineficientemente; que sin paciencia no solo destruimos nuestra tranquilidad, sino la de las personas de nuestro alrededor… No hace falta seguir: muchísimas situaciones; incluso, también se necesita paciencia con Nuestro Señor, porque la impaciencia nos lleva a orar menos frecuentemente, con mayor rapidez y a la ausencia de fervor.

Por eso digo que la paciencia es raíz de virtudes, es una base sólida donde construir una virtud tan importante como la esperanza; es un cimiento duradero desde donde labrar el campo de nuestro trabajo tanto corporal como espiritual; es una correa resistente y dura, pero muy flexible, sobre la que podemos sugetar y contener un pecado y error tan grave como la ira…

La paciencia es necesaria, no es una continencia, no es una falta de tranquilidad ni un retenimiento de nuestros impulsos: la paciencia es una obra de Amor. El que no es paciente, se fuerza a ser paciente, y de este modo no lo consigue; porque entonces está provocando lo que hemos dicho al principio de este párrafo: una continencia. Y no, la paciencia no se hace, no se ejecuta: la paciencia se siente. El que es paciente solo siente tranquilidad, no hace nada para serlo, simplemente lo es… Por eso, el que no es paciente no debe forzarse a sí mismo, debe aprender que puede tener simplemente una constitución más nerviosa: ¡Dios lo ha hecho así de maravilloso! ¿Por algo será no? Aquel que no es paciente, que no luche contra si mismo, que ruegue a Dios y trabaje con sus dones; es el único truco para conseguirlo.

Dejemos germinar las virtudes en nosotros, pero seamos inteligentes, “aprovechémonos” de las virtudes que Dios nos puede regalar, y oremos por ser pacientes: seamos listos y pidamos el “todo en uno”.

Una respuesta to “La Paciencia: raíz de virtudes”

  1. Muy bien, felicidades por tu dedicación y por ayudar mediante reflexiones, déjame decirte que no conocía o no sabía mejor dicho, que tenías tiempo con ello, muchas felicidades eeeh, se siempre ejemplo además de buenas palabras, muy bien ojalá que, y sé que así será, todos los jóvenes sean como tú, ejemplos vivientes de nuestra fe.

    En esta reflexión tomada, hay que darle créditos indudablemente, por medio de este señor que al igual que muchos sale a pasear a su mascota, la vejez y cansancio de su perro le llegan a una desesperación seguramente, muy seguramente acompañada con el estrés, el cansancio, los problemas de ésta vida. Le hacen explotar y tomarse de una escusa para ofender, maldecir, etc., la paciencia es un regalo de Dios a todos desde que recibimos el bautismo, nace del amor, el arma para conseguirla solamente viene del orar, sino se ora no se puede llegar a ser paciente, cuando oremos pidamos amor, ese es el todo, muy bien dicho eeh, esa última frase. Lo que quería recalcar de este suceso es precisamente que de algo normal, cotidiano, no sobresaliente para muchos, haz tomado una reflexión amplia, la importancia de la paciencia, que cuesta mucho en un mundo actual vivirla cada segundo, todos hemos caído en la desesperación, en el enojo, hemos explotado, no es malo ciertamente sacar lo que tenemos, lo malo es retenerlo, se debe dejar ir mediante el orar, mediante la meditación con Dios, cristianamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: