Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Archive for 22 diciembre 2009

La dinamita en los cimientos

Posted by francescopetrarca en 22 diciembre 2009

No es necesario buscar “culpables” externos a la crisis espiritual y vocacional de la Iglesia. No es culpa de un mundo cada vez más secularizado, ni de los ateos… ¡Es culpa de los fariseos! Sí, los fariseos.

La Iglesia de Cristo, y Él como piedra angular siempre prevalecerá y la piedra edificada de Pedro tampoco; pero lo que caerá y debe caer, siempre sin dañar los cimientos buenos; es la Iglesia levantada por esos saduceos y escribas que a veces tenemos por sacerdotes…

Un ejemplo: el Papa nombra obispo de San Sebastián a monseñor Munilla. ¿A qué viene que el 70% de los sacerdotes de la diócesis se levanten y rebelen contra este obispo simplemente por no tener ideas nacionalistas? ¿Dónde queda la obediencia apostólica? ¿Dónde la fraternidad y hermandad cristiana? ¿Qué credibilidad puede tener, tanto para los fieles como los no creyentes, una Iglesia que actúa de esa manera? Y encima se arropan estos “buenos señores”, que no sacerdotes, bajo el manto del PNV… ¿Pero qué? ¿Un partido político?

Otro ejemplo: el obispado de Barcelona junto con los doce periódicos catalanes más importantes, lanza una llamada de apoyo al Estatut… El apoyo al Estatut no es el problema, a mí me parece bien que se discuta políticamente; pero, ¿a qué viene eso? ¿Qué pasa? ¿Qué está sucediendo? ¿Es una maniobra política para así poder atraer al bautismo a los nacionalistas catalanes “por simpatía de ideario”? ¿Cúando Cristo hizo algo igual?

O también estos sacerdotes que hablan más de política que otra cosa en sus homilías defendiendo acérrimamente a una derecha castiza y española y condenando a la izquierda… Parece que la izquierda es igual a ateismo y a condenación eterna… Pues no: el comunismo es una simple parodia de la primitiva gloriosa Iglesia cristiana:

Todos estaban asombrados a causa de los muchos milagros y señales hechos por medio de los apóstoles.  Los que habían creído estaban muy unidos y compartían sus bienes entre sí; vendían sus propiedades, todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno. Todos los días se reunían en el templo, y partían el pang en las casas y comían juntos con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y eran estimados por todos, y cada día añadía el Señor a la iglesia a los que iba llamando a la salvación. [Hch 2, 43-47]

Pero bueno, el signo político no importa… Porque, ¿desde cuando la Iglesia debe instruir en política a sus fieles? ¿Desde cuándo el poder civil superó a la comunión espiritual que es la Cristiandad? ¡Comunión por encima de toda creencia, ideología y raza! Los cristianos no estamos sujetos al poder terrenal; Cristo nos habla en su Evangelio que se paguen los impuestos porque hay que “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” o nos dice también que los hijos estamos exentos, pues los reyes de la tierra no exigen a sus hijos; pero que por no escandalizar a nadie se paguen y manda a Pedro a buscar la moneda a la tripa del pez.

Otro ejemplo más: me hacen gracia los que hablan del “Reinado Social de Cristo” en intentan nada más que presionar a la Iglesia y a los fieles para que haga o luche por su ideología fanática perturbando constantemente con sus clamores y “condenando y excomulgando” a todo el que no piense como ellos, no importando que sea bueno de corazón… Me hacen gracia, porque me recuerda a los tristes fariseos que esperaban un mesías que a sangre, fuego y azufre les diera la Gloria, pero se encontraron con un Dios pobre y humilde y de pura rabia lo crucificaron… Ellos querían un Dios guerrero y no un Dios de AMOR. Por eso aquellos que claman por el “Reinado Social” con sus gritos buscando más enfrentamientos que acuerdos, me hacen reír por todo lo católicos que pretenden ser y todo lo lejos que están… Dios mismo habla:

Pilato volvió a entrar en el palacio, llamó a Jesús y le preguntó:

–¿Eres tú el Rey de los judíos?
Jesús le dijo:
–¿Eso lo preguntas tú de tu propia cuenta o porque otros te lo han dicho de mí?
Le contestó Pilato:
–¿Acaso yo soy judío? Los de tu nación y los jefes de los sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?
Jesús le contestó:
–Mi reino no es de este mundo. Si lo fuese, mis servidores habrían luchado para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi reino no es de aquí.
Le preguntó entonces Pilato:
–¿Así que tú eres rey?
Jesús le contestó:
–Tú lo has dicho: soy rey. Yo nací y vine al mundo para decir lo que es la verdad. Y todos los que pertenecen a la verdad, me escuchan.
 
Y la Verdad está ante nuestros ojos… ¡No es de este mundo! “Venga a nosotros tu Reino”… ¡Bendito sea Dios! ¡Que gobierne nuestros corazones!, porque ese Reino no es un Reino de hombres ni de leyes… Es un Reino de Evangelio y los mandamientos de Cristo son nuestros únicos preceptos… No se trata de “oprimir” al mundo y a la sociedad (incluidos los no católicos) con leyes políticas hipotéticamente católicas… ¡No! Se trata de llevar el yugo llevadero de Cristo, que no pesa y no causa fatiga, y de traer al mundo y a nuestras almas su verdadero Reino, que es celeste y divino, ¡y eso sólo se obtiene con Bondad y Amor!
 
¡La Iglesia no necesita fariseos! ¡Convirtámonos al Evangelio! Abandonemos los falsos preceptos de los hombres y la piedad casi teatral y cambiemoslos por la Sencillez espiritual, la Bondad en nuestros corazones, la Caridad en las obras y la Confianza en la Providencia.
 
Amén

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | 5 Comments »

Pablo de Tarso: “El último viaje”. (TRAILER DE PELÍCULA)

Posted by francescopetrarca en 22 diciembre 2009

Posted in VÍDEO MENSUAL (Archivo) | Leave a Comment »

BENEDICTO XVI: EL ADVIENTO. ESPERA Y ESPERANZA

Posted by francescopetrarca en 22 diciembre 2009

Homilía de las Primeras Vísperas del I Domingo de Adviento

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 30 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación la homilía pronunciada por el Papa Benedicto XVI el sábado durante la celebración de las Primeras Vísperas del I Domingo de Adviento, al comienzo del nuevo Año Litúrgico.

http://www.zenit.org/article-33482?l=spanish

***

Queridos hermanos y hermanas,

con esta celebración vespertina entramos en el tiempo litúrgico del Adviento. En la lectura bíblica que acabamos de escuchar, tomada de la Primera Carta a los Tesalonicenses, el apóstol Pablo nos invita a preparar la “venida del Señor nuestro Jesucristo” (5,23) conservándonos irreprensibles, con la gracia de Dios. Pablo usa precisamente la palabra “venida”, en latín adventus, de donde viene el término Adviento.

Reflexionemos brevemente sobre el significado de esta palabra, que puede traducirse como “presencia”, “llegada”, “venida”. En el lenguaje del mundo antiguo era un término técnico utilizado para indicar la llegada de un funcionario, la visita del rey o del emperador a una provincia. Pero podía indicar también la venida de la divinidad, que sale de su ocultación para manifestarse con poder, o que es celebrada presente en el culto. Los cristianos adoptaron la palabra “adviento” para expresar su relación con Jesucristo: Jesús es el Rey, que ha entrado en esta pobre “provincia” llamada tierra para visitarnos a todos; hace participar en la fiesta de su adviento a cuantos creen en Él, a cuantos creen en su presencia en la asamblea litúrgica. Con la palabra adventus se pretendía sustancialmente decir: Dios está aquí, no se ha retirado del mundo, no nos ha dejado solos. Aunque no lo podemos ver y tocar como sucede con las realidades sensibles, Él está aquí y viene a visitarnos de múltiples maneras.

El significado de la expresión “adviento” comprende por tanto también el de visitatio, que quiere decir simple y propiamente “visita”; en este caso se trata de una visita de Dios: Él entra en mi vida y quiere dirigirse a mí. Todos tenemos experiencia, en la existencia cotidiana, de tener poco tiempo para el Señor y poco tiempo también para nosotros. Se acaba por estar absorbidos por el “hacer”. ¿Acaso no es cierto que a menudo la actividad quien nos posee, la sociedad con sus múltiples intereses la que monopoliza nuestra atención? ¿Acaso no es cierto que dedicamos mucho tiempo a la diversión y a ocios de diverso tipo? A veces las cosas no “atrapan”. El Adviento, este tiempo litúrgico fuerte que estamos empezando, nos invita a detenernos en silencio para captar una presencia. Es una invitación a comprender que cada acontecimiento de la jornada es un gesto que Dios nos dirige, signo de la atención que tiene por cada uno de nosotros. ¡Cuántas veces Dios nos hace percibir algo de su amor! ¡Tener, por así decir, un “diario interior” de este amor sería una tarea bonita y saludable para nuestra vida! El Adviento nos invita y nos estimula a contemplar al Señor presente. La certeza de su presencia ¿no debería ayudarnos a ver el mundo con ojos diversos? ¿No debería ayudarnos a considerar toda nuestra existencia como “visita”, como un modo en que Él puede venir a nosotros y sernos cercano, en cada situación?

Otro elemento fundamental del Adviento es la espera, espera que es al mismo tiempo esperanza. El Adviento nos empuja a entender el sentido del tiempo y de la historia como “kairós“, como ocasión favorable para nuestra salvación. Jesús ilustró esta realidad misteriosa en muchas parábolas: en la narración de los siervos invitados a esperar la vuelta del amo; en la parábola de las vírgenes que esperan al esposo; o en aquellas de la siembre y de la cosecha. El hombre, en su vida, está en constante espera: cuando es niño quiere crecer, de adulto tiende a la realización y al éxito, avanzando en la edad, aspira al merecido descanso. Pero llega el tiempo en el que descubre que ha esperado demasiado poco si, más allá de la profesión o de la posición social, no le queda nada más que esperar. La esperanza marca el camino de la humanidad, pero para los cristianos está animada por una certeza: el Señor está presente en el transcurso de nuestra vida, nos acompaña y un día secará también nuestras lágrimas. Un día no lejano, todo encontrará su cumplimiento en el Reino de Dios, Reino de justicia y de paz.

Pero hay formas muy distintas de esperar. Si el tiempo no está lleno por un presente dotado de sentido, la espera corre el riesgo de convertirse en insoportable; si se espera algo, pero en este momento no hay nada, es decir, si el presente queda vacío, cada instante que pasa parece exageradamente largo, y la espera se transforma en un peso demasiado grave, porque el futuro es totalmente incierto. Cuando en cambio el tiempo está dotado de sentido y percibimos en cada instante algo específico y valioso, entonces la alegría de la espera hace el presente más precioso. Queridos hermanos y hermanas, vivamos intensamente el presente donde ya nos alcanzan los dones del Señor, vivamoslo proyectados hacia el futuro, un futuro lleno de esperanza. El Adviento cristiano se convierte de esta forma en ocasión para volver a despertar en nosotros el verdadero sentido de la espera, volviendo al corazón de nuestra fe que es el misterio de Cristo, el Mesías esperado por largos siglos y nacido en la pobreza de Belén. Viniendo entre nosotros, nos ha traído y continua ofreciéndonos el don de su amor y de su salvación. Presente entre nosotros, nos habla de múltiples modos: en la Sagrada Escritura, en el año litúrgico, en los santos, en los acontecimientos de la vida cotidiana, en toda la creación, que cambia de aspecto según si detrás de ella está Él o si está ofuscada por la niebla de un origen incierto y de un incierto futuro. A nuestra vez, podemos dirigirle la palabra, presentarle los sufrimientos que nos afligen, la impaciencia, las preguntas que nos brotan del corazón. ¡Estamos seguros de que nos escucha siempre! Y si Je´sus está presente, no existe ningún tiempo privado de sentido y vacío. Si Él está presente, podemos seguir esperando también cuando los demás no pueden asegurarnos más apoyo, aún cuando el presente es agotador.

Queridos amigos, el Adviento es el tiempo de la presencia y de la espera de lo eterno. Precisamente por esta razón es, de modo particular, el tiempo de la alegría, de una alegría interiorizada, que ningún sufrimiento puede borrar. La alegría por el hecho de que Dios se ha hecho niño. Esta alegría, invisiblemente presente en nosotros, nos anima a caminar confiados. Modelo y sostén de este íntimo gozo es la Virgen María, por medio de la cual nos ha sido dado el Niño Jesús. Que Ella, fiel discípula de su Hijo, nos obtenga la gracia de vivir este tiempo litúrgico vigilantes y diligentes en la espera.

Amén.

Posted in VISIÓN ACTUAL (Archivo) | Leave a Comment »

La intimidad de la Palabra

Posted by francescopetrarca en 14 diciembre 2009

La Palabra de Dios, la bendita Palabra, que tenemos la gracia de tener al alcance de nuestra mano en nuestra propia biblioteca.

Desde antaño, los primeros cristianos se reunían para escuchar la proclamación de la Palabra y rememorar la Sagrada Cena compartiendo el pan y el vino en una sencillísima liturgia de cantos y oración. Pronto ese pequeña reunión “embrión” dio paso a la Santa Misa y a nuestra complejísima liturgia repleta de signos y gestos pero en la que no se olvidan los tres pilares sobre los que se construyeron las reuniones cristianas: Palabra, Eucaristía y Oración.

Era fundamental escuchar la Palabra y comentarla (tradición que viene de nuestros hermanos mayores los judíos que se reunía en las sinagogas para la enseñanza de la Palabra, y que el propio Cristo realiza en los Evangelios) y especialmente para un Pueblo que no podía acceder fácilmente a su lectura debido a la ausencia de conocimientos… Nosotros también la escuchamos cada Domingo, pero, ¿no podemos acercarla un poquito más a nosotros?

Quizás es un defecto que tenemos los Católicos, pues nos “conformamos” con la Misa, y olvidamos la lectura de la Palabra en la intimidad de nuestras habitaciones (cosa que no hacen otros hermanos cristianos). Pero la lectura de la Palabra es fundamental, conocer la Palabra no sólo nos permite perfeccionar nuestra actitud, sino que nuestra lectura meditada es capaz de darnos otros fundamentos de vida que quizás se nos habrían escapado si simplemente la hubiésemos escuchado en Misa. Porque, lejos de desprestigiar la Homilía de la Santa Misa… ¿Qué sucede si el sacerdote después de la lectura no comenta un aspecto de la Palabra por centrarse en algún otro? Quizás una lectura complementaria y meditada después enraice esa predicación en nuestro corazón.

Digo todo esto, porque Cristo nos pedía que oraramos en nuestra habitación con la puerta cerrada… La lectura de su Palabra también es oración; y además, así en la intimidad, le dejamos a Él que haga su propia Homilía exclusivamente dedicada para nosotros en nuestros corazones.

Aprovechemos la Palabra y su lectura, con el alma derramada sobre el papel, porque cada coma y cada punto leído nos llena de conocimiento y Amar es conocer…

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

Inmaculada Concepción

Posted by francescopetrarca en 8 diciembre 2009

Posted in IMÁGENES DEVOCIONALES | Leave a Comment »

La dicha de la oración

Posted by francescopetrarca en 8 diciembre 2009

¿Hacemos buena oración?

Es una pregunta que deberíamos hacernos cada uno de nosotros en nuestro interior… Muchas veces vamos demasiado aprisa, o no nos esforzamos en sentir. Parece que cuanto más intenso ha sido el día, menos recurrimos al refugio de la oración y otras tantas veces en un día relajado la oración nos supone una especie de “tarea impositiva” que no llevamos a término adecuadamente.

Pero la oración es una dicha. Hay días en los que sí sentimos esa unión especial con Dios… Experimentamos esa sensación penetrante repleta de paz y abarrotada de dulzura; esa sensación tan intensa pero frágil… Esa comunión mística que nos enciende el corazón y nos hace decir lo mismo que dijo Pedro durante la Transfiguración de Jesús:

¡Qué bien se está aquí!” [Mt 17, 4]

Ser capaces de orar… ¡Es un regalo! ¡Un don divino! ¡Qué mágico es que Dios mismo nos haya Amado tanto que no diera los medios necesarios para permanecer siempre en comunicación con Él!

Sí… muchas veces hablamos con Él muy deprisa, o quizás cansados… Dios nos comprende, sabe que somos débiles. Pero a pesar de ello, nos ama y nos quiere. ¡Abusemos de la oración! ¡Que no nos suponga esfuerzo! Hay días en que cuatro palabras dirigidas con fervor son escuchadas con mayor diligencia que toda una letanía pronunciada “por compromiso”… Con Dios seamos sinceros, y hablemos con Él tal y como nos sugiere nuestro corazón. A los seres queridos le reconocemos inmediatamente su estado de ánimo a través de su hablar; pues así, de igual modo, hablemos a Dios con la voz de nuestros sentimientos y no nos empeñemos en disfrazar una sensaciones que Dios sabe que tenemos.

Confiadamente acudamos a Él tal y como somos… Nunca dejemos de hablar… Él nos quiere y nos comprende y sabe como nos sentimos… Oremos siempre con la boca del alma: ella sabrá siempre que palabras elegir.

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

“Tus pecados te son perdonados”

Posted by francescopetrarca en 6 diciembre 2009

Basado en el video de Lifetime-Everything

 

Posted in VÍDEO MENSUAL (Archivo) | Leave a Comment »

Manifiesto XI Congreso Católicos y Vida Pública

Posted by francescopetrarca en 6 diciembre 2009

 Madrid, 22 de noviembre de 2009.‐

 “La política, al servicio del bien común” ha sido el tema apasionante del XI Congreso Católicos y Vida Pública organizado por la Fundación Universitaria San Pablo CEU, obra de la Asociación Católica de Propagandistas. Como resultado de este encuentro, esta Fundación quiere manifestar públicamente.

http://congreso.ceu.es/pdf/XI-congreso/NP_Manifiesto_XI_CatolicosyVidaPublica_221109.pdf

Posted in VISIÓN ACTUAL (Archivo) | Leave a Comment »

Lo asombroso de la Iglesia

Posted by francescopetrarca en 6 diciembre 2009

MUNDOS DESCONCIDOS. Escrito por Carlota Sedeño Martínez

http://www.diarioya.es/content/mundos-desconocidos

***

Cuando, en julio de 2009 se recordó que se cumplían 40 años de la llegada del hombre a la luna, leí en “La Vanguardia” unas reflexiones de Pilar Rahola que me sorprendieron gratamente y, por ello, las reproduzco. Refiriéndose al ser humano, dijo: “Puede navegar por las estrellas, o sondear el firmamento del genoma humano, de lo inmenso a lo inmensamente pequeño, pero sabe que todos los viajes le conducen, inexorablemente, al conocimiento de su enorme fragilidad. Louis Pasteur dijo: “Un poco de ciencia te aleja de Dios. Mucha ciencia te acerca a Dios.” ¿Será eso?.“ Probablemente, sí.  Quizá no se conozca mucho lo que el científico que lideró el equipo descubridor del genoma humano, Francis Collins, dijo a propósito de este hallazgo: “Sentí que estaba percibiendo algo que ningún ser humano sabía antes pero que Dios sí sabía desde siempre.”  El Dr. Collins fue ateo hasta los 27 años, cuando ejerciendo la medicina, quedó impresionado por la fortaleza que la fe daba a muchos de sus pacientes más críticos. Tenían terribles enfermedades y, en lugar de quejarse a Dios, se apoyaban firmemente en su fe. Él ha explicado que aquella experiencia fue “interesante, extraña e inquietante.”

 Esa fortaleza de la fe es la que asiste a los cristianos actuales que viven en diferentes zonas del mundo. A mí me asombra que los medios de comunicación oculten, en su mayoría, hechos como los que trataré a continuación. En octubre de 2009 tuvo lugar un Sínodo que reunió a un buen número de obispos africanos en Roma. El arzobispo Mons. Rusengo, de la República Democrática del Congo, tuvo que abandonar el Sínodo y marchar rápidamente a su país ya que una parroquia acababa de ser incendiada, varios sacerdotes maltratados y, otros, secuestrados. La Iglesia ha quedado allí como el único apoyo, que se pretende reducir al silencio, de un pueblo aterrorizado, humillado, explotado y dominado.  En el continente africano, los católicos se han triplicado en los últimos treinta años, pasando de los 55 millones de 1978 a los 164 millones de hoy. No está de más añadir que, en este mismo período de tiempo, han sido asesinados más de 520 misioneros. Todo esto indica la dificultad de la tarea evangelizadora en muchos casos y la fortaleza de la fe de muchos cristianos que viven allí.

 En el Vía Crucis que presidió Benedicto XVl en abril de 2009, en Roma, se utilizaron los textos escritos por Mons. Menamparampil, arzobispo de Guwahati, en la India, país en el que los cristianos sufrieron una sangrienta persecución, meses antes, por parte de fundamentalistas hindúes. Este prelado decía: “¿Por qué florecen los cristianos en los lugares de persecución?” Y añadía algo aplicable a la sociedad del primer mundo: “Si una persona, que ha abandonado la fe, encuentra el auténtico rostro de Cristo, quedará conmocionada por lo que ve realmente y podría rendirse como Tomás: ¡Señor mío y Dios mío! Es un privilegio desvelar el rostro de Cristo a las personas. Es una alegría aún más grande descubrirlo o redescubrirlo.”  Es importante saber que Mons. Menamparampil es conocido por su labor pacificadora en los conflictos étnicos así como por su defensa de los “dalits” (parias) cristianos que han sido objeto de duras persecuciones. Se les niega su dignidad humana y sus derechos.

  En 2008, Benedicto XVl había elegido a otro prelado asiático, el cardenal Zen Ke-Kiun, obispo de Hong Kong, para los textos del Vía Crucis. A través de este prelado se pudo conocer mucho sobre los cristianos chinos. Él ha trabajado incesantemente por la unidad de la Iglesia China para superar las divisiones infligidas por el régimen comunista. Ha tratado de ampliar los espacios de libertad y se ha empeñado en un diálogo tenaz con las autoridades del Estado.  Es sabido que China “alberga” en sus cárceles a muchos católicos por el sólo hecho de serlo. Algunos obispos están desaparecidos desde hace años y otros murieron en prisión  y en campos de concentración. Hay supervivientes tras 20 o 30 años de prisión y tortura. El cardenal Zen Ke-Kiun ha sido testigo de grandes testimonios: personas que han salido, tras largos años de cárcel, donde han perdido su juventud, y que han mostrado una faz serena y alegre.

 Por cierto, se tienen datos concretos de que el número de mártires, por la fe en Cristo, durante el siglo XX, es mayor que el de todos los siglos anteriores sumados juntos. ¿Verdad que es asombroso? Este siglo que acaba de pasar ostentaba el título de civilizado, toda una sociedad técnica y científica..  No, no hay que retroceder al tiempo de los antiguos romanos cuando se habla de mártires cristianos ya que han vivido y viven en nuestra época. Si ellos pudieran contemplar directamente a muchos cristianos de la sociedad del bienestar ¿cómo se quedarían? Creo que viene bien considerar estas palabras que Benedicto XVl dirigió a los jóvenes participantes en la Jornada Mundial de la Juventud en 2008, en Sydney (Australia): “Tenemos que permitir que el amor de Dios penetre en la dura costra de nuestra indiferencia, de nuestra aridez espiritual, de nuestro conformismo ciego con el espíritu de nuestro tiempo.”

 

Posted in VISIÓN ACTUAL (Archivo) | Leave a Comment »