Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Breve catequesis

Posted by francescopetrarca en 12 marzo 2010

Me voy a basar en esta reflexión en algunas palabras del Padre Federico Cortés (Málaga) que trataban el tema. Muchas veces “olvidamos” estas cuestiones tan fundamentales de nuestra existencia cristiana y vivimos “sabiéndolas”, pero no teniéndolas presentes cada instante. Os invito a reflexionar.

La clave de lo que somos está en Cristo. Tomo la palabra “clave” con distintos significados, como “esencia”, como “llave”, como “piedra angular”. Y Él murió por nosotros. Derramó su sangre por nosotros… Y venció a la muerte.

Ya la muerte no tiene poder sobre ninguno de nosotros… Somos resucitados. Sí, y es que “resurrección“, no significa “volver a la vida” (porque si volvieramos a la vida, tendríamos que volver a morir), significa adoptar una forma diferente de vida, una forma que ya no está sujeta a la muerte, que es celestial y eterna. Con el Bautismo nos transformamos en resucitados por la gracia de Dios y comenzamos a gozar de esa vida del Cielo aquí en la Tierra si seguimos la Palabra Viva de Dios.

Pero, ¿qué sucede? Estamos “encerrados” en una forma corporal débil, que es tentada y frecuentemente cae en pecado… Y es el pecado el que atrapa al alma a la vida de muerte…  Pero, ¡tenemos la Confesión!

Después de la Confesión… Por unos instantes, ¡somos santos en vida! No sabemos si quizás antes de salir por la puerta de la Iglesia, ya nos ha dado tiempo a cometer alguna falta… Pero, por medio de la Confesión, nos volvemos tan santos como San Agustín o San Juan… Volvemos a ser plenos Resucitados.

Y eso es precisamente lo que celebramos en la sagrada Misa… Cristo vuelve a morir y a resucitar frente a nosotros… Se vuelve presente en Cuerpo y Sangre en el pan y en el vino… Una forma totalmente distinta a la nuestra, pero tan real como la nuestra. Y celebramos la alegría de ser resucitados y de comer del pan que da la Vida Eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: