Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Juan Pablo II y sus odiadores

Posted by francescopetrarca en 17 mayo 2011

Artículo Publicado en la revista Siempre P’Alante  muy relacionado con el tema del anterior post:

https://francescopetrarca.wordpress.com/2011/05/13/la-gran-soberbia-la-autoproclamacion-superpapal/

  

La gran noticia de estos días ha sido sin duda la beatificación de Juan Pablo II por Benedicto XVI en Roma. Espectáculo grandioso que pudieron contemplar millones y millones de personas por televisión e in situ más de un millón de asistentes. La gran plaza de San Pedro, la Vía de la Conciliazione hasta el Castillo de Sant’Angelo, los espacios aledaños, las mismas orillas del Tíber, abarrotadas de fieles que quisieron expresar con su asistencia el amor al Papa fallecido hace seis años y elevado a los altares por su inmediato sucesor. Caso insólito en la Iglesia.

El recuerdo del Papa Wojtyla se ha visto que sigue vivísimo en la Iglesia y ello con un Papa del que los católicos también están encantados. No es un fenómeno explicable por nostalgia de tiempos pasados y mejores sino el recuerdo agradecido al Papa ya beato y el amor al que el pasado 1 de mayo lo elevó a la gloria de los altares.

Júbilo exultante en la inmensa mayoría de los católicos. Con dos excepciones curiosas. Porque han coincidido en el odio a Juan Pablo II desde posiciones que parecían inconciliables. Una vez más los extremos se tocan. Y no deja de ser notable que esos sectores, ultraminoritarios, se tengan ambos por la representación de la verdadera Iglesia de Cristo a la que nos dicen hemos traicionado la práctica totalidad de los fieles y en especial el Papa beatificado y su sucesor. Lo que ya de por sí parecería aconsejar tratamiento psiquiátrico.

Por los dos extremos, la izquierda y la derecha, o el progresismo y el fundamentalismo, se abomina del Papa con la pretensión de que únicamente son ellos quienes encarnan a la verdadera Iglesia de Cristo. Exactamente igual que quienes se pretenden Napoleón. La Iglesia ha traicionado a su divino fundador y son ellos quienes encarnan la fidelidad a Cristo. Unos rechazando todo: dogma, moral, liturgia, jerarquía… Y otros, aun diciendo que ellos son los garantes de esa conservación, arruinando también a la Iglesia. Porque si ya llevamos cinco Papas herejes o al menos encubridores y animadores de mil herejías, ¿dónde queda la fundación de la Iglesia sobre la roca de Pedro y el que las puertas del infierno no prevalecerán? Porque según ellos han prevalecido de modo absoluto y sin esperanzas de salvación. Porque el nuevo Papa, nombrado cardenal por estos pontífices impresentables, será tan malo o peor que los anteriores y de ellos, ridículo e insignificante grupo aquejado de graves carencias psicológicas, no cabe esperar nada sensato.

Mientras tanto, el Pueblo de Dios vive ajeno a todos estos cretinismos y feliz por la beatificación de Juan Pablo II el domingo 1 de mayo. En la seguridad, además, de que a no mucho tardar se repetirá el acto y entonces con la solemnidad de la canonización.

Pésima muestra de catolicismo la del odio al Papa. Ella sola basta para demostrar lo alejados que están de la Iglesia quienes lo alimentan y tratan de difundirlo. Con nulo resultado entre la gran mayoría de los católicos. Yo estoy convencido de que ambos extremos están fuera de la Iglesia. Aunque no estaría de más que quienes están recibiendo todos los días insultos de unos y de otros, porque además del Papa entran en el pack los obispos en comunión con él, les dijeran de una vez y con autoridad que están fuera, que lo suyo es pura secta. Ese día el humo de Satanás habría abandonado la Iglesia. Porque ellos son ese humo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: