Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Una visión en perspectiva

Posted by francescopetrarca en 14 junio 2011

Dicen que para la mejor apreciación de un cuadro debemos alejarnos lo suficiente para así, con la perspectiva adecuada, poder apreciar toda su belleza.

También dicen que a la hora de afrontar el análisis de un problema es mucho más  aproximada la visión que de él se tiene desde una perspectiva más alejada y por tanto privilegiada y objetiva. La excesiva cercanía al problema nos puede causar, como en el caso del cuadro, una ceguera parcial que nos impide ver todas y cada una de las consecuencias o causas.

A veces la autocrítica no es suficiente y se necesita una crítica de alguien externo y alejado (aunque una crítica constructiva por supuesto).

Y eso es precisamente lo que ha hecho un monje del Monasterio Ortodoxo de Vatopédi (Monte Athos, Grecia) en el siguiente fragmento de un artículo que narra las impresiones de un peregrino católico en uno de esos monasterios durante la fiesta de Pentecostés:

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1337041?sp=y

Joseph Ratzinger, ayer como cardenal y hoy como Papa, da en la tecla cuando diagnostica que el punto crítico del catolicismo actual se encuentra en la vulgarización de la liturgia. En el Monte Athos, el diagnóstico es inclusive más radical: a fuerza de humanizar a Dios, las Iglesias de Occidente lo hacen desaparecer. “El nuestro no es el Dios del escolasticismo occidental”, sentencia Gheorghios, higúmeno del monasterio atonita de Grigoríu. “No puede haber interés en que exista o no un Dios que no deifica al hombre. Gran parte de las razones de la oleada de ateismo en Occidente se debe a este cristianismo funcional y accesorio”.

Le hace eco Vassilios, higúmeno del otro monasterio de Ivíron: “En Occidente manda la acción, nos preguntan cómo podemos permanecer tantas horas en la iglesia sin hacer nada. Yo respondo: ¿qué hace el embrión en el útero materno? Nada, pero dado que está en el vientre de su madre se desarrolla y crece. Así es el monje. Custodia el espacio santo en el que se encuentra y está custodiado, plasmado por este mismo espacio. Aquí está el milagro: estamos entrando en el paraíso, aquí y ahora. Estamos en el corazón de la comunidad de los santos”.

Y el análisis es correcto: estamos en una época en que muchos católicos transmutan la doctrina Católica, que es la Verdad, en preceptos humanos y “amigables” con el mundo.

También hemos vivido un tiempo en que la liturgia, lo plenamente sagrado y divino subsistente entre nosotros, ha sido trastocado hasta llegar abusos litúrgicos-doctrinales de tal consideración que hasta nuestros hermanos separados, los ortodoxos, los aprecian con preocupación.

La Iglesia Católica posee la Verdad y esta nunca cambiará. Somos los mismos católicos lo que la estamos deformando y es gracias a nuestro gran Papa Benedicto XVI, que se está revirtiendo el proceso centrando a la Iglesia en Cristo.

La Adoración y la Caridad deben ser tenida en cuenta de nuevo y no ser reducidas a una espirtualidad “descafeinada” y a una filantropía buenista.

La Verdad debe ser considerada inmutable a pesar del devenir humano y no como un conjunto de opiniones mejorables y cambiables según el hombre se cree más civilizado.

La Vida en el Espíritu debe ser recuperada mediante la verdadera Oración y no la búsqueda de una realización espiritual a través exclusivamente de un antropocentrismo materialista.

La Santa Liturgia y la Sana Doctrina deben configurar la Vida Espiritual Cristiana y no las ocurrencias improvisadas ni las “verdades” indemostrables basadas en teorías e hipótesis sin ningún tipo de fundamento.

Se impone volver a ser Iglesia. Y volver a ser de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: