Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

El Andador del Papa y la Fe del cristiano

Posted by francescopetrarca en 20 octubre 2011

Un Artículo de actualidad escrito por el Padre José-Fernando Rey Ballesteros que reproduzco íntegramente en la sección de Otros Autores de este blog:

http://www.jfernandorey.es/blog/?p=520

***

Cuando no hay fe, uno puede mirar a la Iglesia y ver, simplemente, a una “multinacional” del espíritu. Quizá la más veterana y filantrópica de las multinacionales, pero, al fin y al cabo, una multinacional.

    Cuando no hay fe, uno piensa que la multinacional eclesiástica debe regirse por los criterios de productividad que rigen el resto de organizaciones de este estilo, aunque, en el caso de la Iglesia, tengamos que traducir estos criterios a un ámbito más refinado: lograr el máximo beneficio espiritual con el mínimo esfuerzo corporal; es decir, optimizar.

    Cuando no hay fe, uno piensa que la Iglesia, como cualquier otra multinacional, debe adaptarse a los tiempos y plegarse a las modas, sin las cuales es muy difícil sobrevivir en el mundo del marketing. Hoy día, la imagen pública de una empresa debe ofrecerla una persona joven, dinámica, y, a ser posible, con buena presencia. Los viejos no venden.

    Cuando no hay fe, la Cruz es un insulto a la productividad; porque, cuando no hay fe, la Cruz supone la negación de todas las leyes del mercado: máximo esfuerzo y mínimo beneficio; dejarse matar y asustar a los clientes hasta el punto de hacerlos huir despavoridos…

    Cuando no hay fe, una joven universitaria que ingresa en un convento de clausura es el mayor de los absurdos. Con tan buena imagen, tan excelente preparación y tan cumplidas dotes, más le valdría dedicarse a las obras sociales y sacar así fruto a sus talentos.

    Ignoro si el director de “Religión Digital” tiene fe. Pero afirmo que escribe como si no la tuviese. Cuando este hombre ve al Papa recorrer en una plataforma móvil los cien metros que mide la Basílica de San Pedro para evitar el cansancio, todo lo que piensa es que se acerca el momento de su renuncia voluntaria. Además, se congratula de ello, interpretando que “Benedicto XVI no parece estar dispuesto a ser un Papa paralítico y, mucho menos, un Papa mudo”. Aunque esto ya no es cuestión de fe, un servidor no sabía que los papas hablasen con los pies.

    Continúa el director de “Religión Digital” diciendo que esa renuncia que él parece esperar con gran deseo sería “un gesto de amor y entrega tan loable (o quizá más) que permanecer atado al solio pontificio”

    Lástima que este hombre escriba como si no tuviese fe. Porque, si escribiese como escribiría quien tiene fe, el mismo acontecimiento le hubiera servido para un artículo muy distinto.

    Cuando se tiene fe, la imagen de un Papa agotado, incapaz de caminar cien metros sin desfallecer es la imagen de Cristo cargado con la Cruz, camino del Calvario. Uno podría orar durante horas y llorar de amor ante esa imagen.

    Cuando se tiene fe, se escuchan con gran tristeza los reproches de los sumos sacerdotes al Crucificado: “¡Que baje ahora de la Cruz!”.

    Cuando se tiene fe, se sabe que el Buen Pastor estuvo dispuesto a ser paralítico y mudo, cosido a un Madero, porque sólo desde ese Madero, que es trono de gracia, se gobierna la Iglesia.

    Y, por último, cuando se tiene fe, no se habla de un Papa que quiera “permanecer atado al solio pontificio”, sino de un Papa que sabe que sólo puede ser Papa si “permanece clavado a la Cruz”.

    Son cosas distintas, ¿verdad?

José-Fernando Rey Ballesteros

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: