Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Mandato anti-apostólico

Posted by francescopetrarca en 15 enero 2012

Excelente artículo del padre José Fernando Rey Ballesteros:

http://www.jfernandorey.es/blog/?p=532

 

***

 Cuando Jesús de Nazareth limpió de la lepra al pobre hombre que se había postrado ante Él, “le despidió al instante, prohibiéndole severamente: ‘Mira, no digas nada a nadie’” (Mc 1, 43-44). Semejante cautela se sitúa en las antípodas del “Mandato Apostólico” que, después de su Resurrección, encomendará a toda la cristiandad: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura” (Mc 16, 15). El cambio en las recomendaciones del Señor tiene su lógica: la discreción de los comienzos era necesaria para prolongar, lo más posible, la vida pública; y el anuncio universal de la salvación es apremiante una vez que la obra de la Redención se ha consumado.

    También tiene su lógica la desobediencia del leproso: “Él, así que se fue, se puso a pregonar con entusiasmo y a divulgar la noticia” (Mc 1, 45). A pesar del consejo del Maestro, lo que le había sucedido a aquel hombre era demasiado grande, demasiado revolucionario, como para mantenerlo en secreto. “Si no lo grito -pensaría el antiguo leproso- reviento”. Su anuncio no fue el resultado de un propósito misionero; fue, simplemente, el estallido de gozo de un hombre cuya vida había cambiado por completo. Su desobediencia, por tanto, era disculpable.

    Menos disculpable es la nuestra. No deja de ser paradójico que aquél a quien el Señor le prohibió hablar gritase a pleno pulmón, mientras aquéllos a quienes Jesús nos envió a proclamar la Buena Noticia callemos el Evangelio por vergüenza. Pero la triste realidad es que gran parte de los cristianos no hablan jamás de Cristo fuera los muros del templo. Otros, que sí proclaman el Nombre del Señor, lo hacen como fruto de un esfuerzo ascético que les lleve a perder los “respetos humanos”. No creo que el leproso se parase un sólo minuto a pensar en los respetos humanos, ni tampoco me parece que tuviera que hacer un esfuerzo para gritar su sanación.

    La diferencia es clara como el día: a aquel hombre le había sucedido el acontecimiento más gozoso de su existencia, mientras, a buena parte de nuestros cristianos, no les ha sucedido absolutamente nada en su relación con Cristo. Y la culpa, desde luego, no es de Cristo. Su mera cercanía es bastante para revolucionar mil vidas. Pero si el cristiano sigue al Maestro “a distancia”, si teme estrechar espacios con su Señor y se defiende de Él incluso mientras reza, porque le da miedo perder la vida en el encuentro, ese cristiano podrá pasar la vida rezando, pero jamás experimentará el poder salvador y sanador de Dios.

    No nos engañemos: en nuestros templos hay miedo a Cristo. Cualquier acontecimiento inesperado puede romper la rutina de nuestras vidas, pero a Jesús no le concedemos ese privilegio. Paradójicamente, Dios, para muchos cristianos, se encuentra en ese grupo de “cosas” que nos gusta tener bajo control. Y, de este modo, hemos neutralizado el poder salvador de la fe, así como el anuncio gozoso del Evangelio.

José-Fernando Rey Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: