Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Archive for 24 agosto 2012

Radicalidad como virtud y como vicio

Posted by francescopetrarca en 24 agosto 2012

¿Cuántas veces no nos hemos visto enzarzado en alguna discusión con un interlocutor que solo sabe repetir frases hechas y sin lanzar ningún argumento? ¿Conversaciones que en vez de ser razonadas e inteligentes se tornan en lucha verbal continua y en cerrazón de corazón y mente?  Suelen ser personas afiliadas a los ISMOS (socialismo, liberalismo, fascismo, progresismo, ecologismo…) y según sus ídolos particulares, así responden, así actúan y así viven aunque sea acosta de arrasar a todos los demás. Como simple dato, a mí me tocó un ISMO muy en boga hoy en día: feminismo.

Una vez un buen amigo me dijo: “No me ofende que me llamen radical o fundamentalista, porque eso significa que tengo raíz y fundamentos en mis convicciones”. Y tenía razón, porque la Radicalidad puede ser una virtud o un vicio.

La Radicalidad como virtud es vital en la vida de un cristiano. Hay que ser radicales en el Amor, en la Fe y en la Esperanza; pues nuestra Raíz es Cristo. Pero también la radicalidad vive de otras virtudes: las cardinales; pues el que es radical como virtud, es prudente, es fuerte, es templado y es justo:

Fuerte: porque sabe defender la Verdad sin titubear

Prudente: porque sabe defender la Verdad con Caridad

Templado: porque sabe defender la Verdad con Paciencia y sosteniendo al débil en la Fe y soportando sus pecados e incredulidades

Justo: porque sabe juzgar y discernir la Verdad en los principios del otro (Como decía Santo Tomás: “Toda Verdad la diga quién la diga, proviene del Espíritu Santo“)

 

Sin embargo, la radicalidad como vicio puede llegar a ser peligrosa y en muchas ocasiones violenta. Estas personas no tienen principios, simplemente creen que los tienen pero lo que en realidad poseen es simplemente una carcasa: ideas vacías. Entonces es cuando dejan de pensar y ya solo viven en base a conceptos que nunca jamás llegan a comprender y de ahí su agresividad constante en defender lo indefendible especialmente cuando alguien aporta datos y argumentos veraces en contra. Al tomar ese camino, han huido de la única raíz que merece la pena: Cristo Jesús, que es manso y humilde de corazón.

Y por último viene el peor de los radicales: el que no tiene principios ni ideas ni carcasas siquiera. Porque el que tiene principios fuertes, es tolerante porque ve con los ojos de la Bondad la Verdad de los demás (caliente); y el que tiene carcasas es intolerante y amigo de la lucha, pero puede convertirse y cambiar (frío). El que no tiene principios es el peor de todos porque es aquel que no solo no es tolerante, sino que lo que es es Condescendiente y tarde o temprano lo que en realidad ocurre es que el que no tiene principios acaba siendo condescendiente con el Mal e ignorando el Bien. Y este es el peor de los radicales y el peor de los vicios, porque es el que jamás aceptará que está en un camino equivocado: se considera bueno con todos y a todos deja hacer, Laissez faire, laissez passer… Pero en realidad son tibios, y no soy yo quién lo dice:

“Conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente, pero como eres tibio, ni frío ni caliente; voy a vomitarte de mi boca” (Ap 3, 15-16)

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

El Silencio a Dios

Posted by francescopetrarca en 6 agosto 2012

Vivimos en una sociedad irreligiosa y olvidada de Dios. Somos gente acostumbrada a ignorar a Dios, a prescindir de Él, a huir de Él, a renunciar a Él. ¡Total! Nuestra vida es maravillosamente cómoda y hablar de Dios solo trae problemas, malas caras y disgustos ya que hablar de Dios es ser políticamente incorrecto. Así vamos por la vida evitando tales conflictos y podemos tener una existencia más tranquila y pacífica, todos nos señalarán como hombres buenos y respetuosos y seremos los principales adalides de la Tolerancia.

Sin más en una artículo reciente sobre Usain Bolt, grandísimo corredor de nuestros tiempos, se comentaba que éste antes de la carrera realizaba una especie de ritual para concentrarse y perder los nervios. En los puntos finales se comentaba sin pudor:

 

Mirada al cielo – Hora de acordarse de los que no están. De los que tiene más lejos. Se besa la mano y lanza el gesto al cielo.

Divino – Ya en los tacos, se persigna y vuelve a mirar hacia arriba. Su mente está limpia. Es hora de correr.”

 

¿Mirada al cielo? ¿Acordarse de los que están lejos y los que ya no están? ¿Mente limpia? ¿No sería más fácil dejar toda esta tontería y simplemente afirmar: Segundos antes de la carrera, Usain Bolt, ora a Dios? Porque es cabalmente lo que ha hecho: se santigua, mira al cielo, lo señala tras besarse la palma… ¿Por qué no hablamos de Dios? ¿Por qué ese miedo y ese aparente mal respeto usando eufemismos y evitando la descripción de la acción? ¿Por qué el mundo ha renunciado a Su Creador? ¿Es que ya nadie quiere hablar de Dios? ¿Acaso Dios ya no interesa a nadie? ¿No hablamos los cristianos constantemente de Dios en todo tipo de foros y ventanas donde constantemente Le Defendemos? Pero es que nos hemos equivocado desde el principio.

Hablar de Dios no es un tema política, ni siquiera religioso… hablar de Dios es Trascendental y Único, porque Él es (simplemente Él es). Cuando hablamos de Dios, sin Su Gracia, lo reducimos a categorías humanas de conversación y lo usamos a Él como si se tratara de un argumento cualquiera que explica Todo o conocerle fuese una forma de experiencia sensorial que da Paz o como si habláramos de alguien con autoridad plenipotenciaria y nosotros somos sus autoproclamados heraldos exigiendo a todos la Servidumbre. Hablamos de Dios como hombres, y no como Hijos del Padre.

No debemos olvidar que todos los hombres lo que más desean en el mundo, en lo más profundo del fondo de su alma, es oír hablar de Dios, porque en Él vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17,28)  y solo podemos aspirar a él como Meta y Fin de nuestra Vida y Felicidad. Pero ¿cómo van a creer en Él si no han oído hablar de él? ¿y cómo van a oír hablar de él si nadie les predica? (Rom 10, 14); y es que él mundo no cree porque no predicamos a Dios… predicamos nuestra idea de Dios.

Renunciemos a nuestras ideas y percepciones humanas del Señor. Escuchémosle en el fondo de nuestra corazón a través de la oración. Él nos habla desde allí en el silencio de la puerta cerrada (Mt 6,6) y nos expresa palabras de Amor a través de su Espíritu para desde allí transfigurarnos en hijos que claman ¡Abba Padre! (Gal 4,6) y cuando seamos capaces de vivir ese Amor, nuestras palabras serán las del Padre y entonces en toda nuestra Vida, hagamos lo que hagamos, solo podremos hablar de Dios y los hombres no podrán ignorar a Dios en nuestras obras y le glorificarán (Mt 5, 15).

Solo así podemos vencer el Silencio a Dios: con Amor. Y solo así, cuando Usain Bolt rece antes de una carrera, dirán: le habla a Su Padre; porque por fin, lo entenderán.

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »