Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

El Silencio a Dios

Posted by francescopetrarca en 6 agosto 2012

Vivimos en una sociedad irreligiosa y olvidada de Dios. Somos gente acostumbrada a ignorar a Dios, a prescindir de Él, a huir de Él, a renunciar a Él. ¡Total! Nuestra vida es maravillosamente cómoda y hablar de Dios solo trae problemas, malas caras y disgustos ya que hablar de Dios es ser políticamente incorrecto. Así vamos por la vida evitando tales conflictos y podemos tener una existencia más tranquila y pacífica, todos nos señalarán como hombres buenos y respetuosos y seremos los principales adalides de la Tolerancia.

Sin más en una artículo reciente sobre Usain Bolt, grandísimo corredor de nuestros tiempos, se comentaba que éste antes de la carrera realizaba una especie de ritual para concentrarse y perder los nervios. En los puntos finales se comentaba sin pudor:

 

Mirada al cielo – Hora de acordarse de los que no están. De los que tiene más lejos. Se besa la mano y lanza el gesto al cielo.

Divino – Ya en los tacos, se persigna y vuelve a mirar hacia arriba. Su mente está limpia. Es hora de correr.”

 

¿Mirada al cielo? ¿Acordarse de los que están lejos y los que ya no están? ¿Mente limpia? ¿No sería más fácil dejar toda esta tontería y simplemente afirmar: Segundos antes de la carrera, Usain Bolt, ora a Dios? Porque es cabalmente lo que ha hecho: se santigua, mira al cielo, lo señala tras besarse la palma… ¿Por qué no hablamos de Dios? ¿Por qué ese miedo y ese aparente mal respeto usando eufemismos y evitando la descripción de la acción? ¿Por qué el mundo ha renunciado a Su Creador? ¿Es que ya nadie quiere hablar de Dios? ¿Acaso Dios ya no interesa a nadie? ¿No hablamos los cristianos constantemente de Dios en todo tipo de foros y ventanas donde constantemente Le Defendemos? Pero es que nos hemos equivocado desde el principio.

Hablar de Dios no es un tema política, ni siquiera religioso… hablar de Dios es Trascendental y Único, porque Él es (simplemente Él es). Cuando hablamos de Dios, sin Su Gracia, lo reducimos a categorías humanas de conversación y lo usamos a Él como si se tratara de un argumento cualquiera que explica Todo o conocerle fuese una forma de experiencia sensorial que da Paz o como si habláramos de alguien con autoridad plenipotenciaria y nosotros somos sus autoproclamados heraldos exigiendo a todos la Servidumbre. Hablamos de Dios como hombres, y no como Hijos del Padre.

No debemos olvidar que todos los hombres lo que más desean en el mundo, en lo más profundo del fondo de su alma, es oír hablar de Dios, porque en Él vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17,28)  y solo podemos aspirar a él como Meta y Fin de nuestra Vida y Felicidad. Pero ¿cómo van a creer en Él si no han oído hablar de él? ¿y cómo van a oír hablar de él si nadie les predica? (Rom 10, 14); y es que él mundo no cree porque no predicamos a Dios… predicamos nuestra idea de Dios.

Renunciemos a nuestras ideas y percepciones humanas del Señor. Escuchémosle en el fondo de nuestra corazón a través de la oración. Él nos habla desde allí en el silencio de la puerta cerrada (Mt 6,6) y nos expresa palabras de Amor a través de su Espíritu para desde allí transfigurarnos en hijos que claman ¡Abba Padre! (Gal 4,6) y cuando seamos capaces de vivir ese Amor, nuestras palabras serán las del Padre y entonces en toda nuestra Vida, hagamos lo que hagamos, solo podremos hablar de Dios y los hombres no podrán ignorar a Dios en nuestras obras y le glorificarán (Mt 5, 15).

Solo así podemos vencer el Silencio a Dios: con Amor. Y solo así, cuando Usain Bolt rece antes de una carrera, dirán: le habla a Su Padre; porque por fin, lo entenderán.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: