Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Archive for the ‘Los Santos’ Category

Sobre el Demonio- San Agustín

Posted by francescopetrarca en 8 marzo 2012

“Cuando es acusado, el diablo se goza. Es más, quiere que le acuses, acepta gustosamente toda tu recriminación, ¡si esto sirve para disuadirte de hacer tu confesión!” (San Agustín)

 

Empecemos hablando claro: el Demonio existe y siempre está rondando alrededor de todos nosotros buscando a quién perder. Pero al mismo tiempo que hoy en día nos encontramos en el Pueblo de Dios de hoy un error por defecto: el considerar al Diablo como un ser irrelevante o incluso negar su existencia; también podemos caer, como hombres pecadores que somos, en un error por exceso: ver la mano del Tentador en todas nuestras faltas.

Muchísimos santos nos recuerdan que en esta existencia terrenal hay tres tipos de tentaciones: las del Mundo, las de la Carne y las del Diablo; y el buen cristiano debe lucharlas todas. El Diablo está presente sí, y su voz insinuante y tentadora nos acompaña muchísimas veces, pero no siempre tiene la culpa: a veces es simplemente nuestra más profunda concupiscencia, una concupiscencia que no queremos abandonar o simplemente somos tan amigos del Mundo que no queremos rehusar ni a sus goces ni a sus delicias. Y entonces cuando caemos le gritamos: “¡Me haces pecar malvado! ¡Vete!”. Pero él se goza. Él se ríe y se burla pues le achacamos el mal que hacemos por nuestra carne o por seguir al mundo, y así no nos convertimos. Él ha ganado por habernos hecho creer en la falsedad a fe ciega y así evitar nuestro arrepentimiento auténtico. No en vano él es el Príncipe de la Mentira y disfruta con nuestras equivocaciones.

Por eso nosotros, no debemos olvidar que él existe pero que con Cristo tenemos la Victoria sobre él. Solo su Gracia y un acudir a los sacramentos de forma constante y correcta, como manda la Iglesia, podremos librarnos de las insidias del Enemigo. Vencer al mal con el Bien, ser testigos del Resucitado en medio de esta generación descreída y pregonar el Amor y el Perdón de Dios aplicándolo en nuestras vidas y con nuestro prójimo. Solo así podremos oír en nuestro corazón y en nuestra alma las palabras de Jesús: “Veía caer a Satanás como un rayo“, para luego llegar el día en el que el Cristo nos coronará con la vida imperecedera, dándonos el premio por pura gracia en nuestra carrera por la Vida y reinaremos con Él en su Reino de Justicia y Derecho.

Para concluir, me gustaría señalar que es curioso leer como parece ser que en tiempos de San Agustín los cristianos dejaban de confesarse pues achacaban sus pecados al Demonio y así consideraban que no habían perdido la gracia de Dios, mientras que hoy en día muchas veces la ausencia de Confesión viene de una visión casi totalmente opuesta: o no existe el Diablo ( y por tanto ni el mal ni el castigo) o no somos tan malos (sino buenos) y por tanto no necesitamos del perdón de los pecados. No huyamos de la Confesión. Es nuestra única vía de escape cuando nos asfixia el olor a cadáver que desprende un alma en pecado mortal.

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Amar o ser amado- Beato Tomás de Kempis

Posted by francescopetrarca en 17 enero 2012

“Ni quieras tampoco ocupar el corazón de alguien, ni que otro ocupe tu corazón por amor; más bien que Jesús esté en ti y en todo hombre bueno.” (Bto. Tomás de Kempis)

 

 

La Imitación de Cristo es un libro que se vende a sí mismo con cualquiera de las sentencias que se puedan publicar de él. Ha sido y es un soporte espiritual para millones de personas, entre las que me encuentro, y recomendadísimo por grandes santos como San Juan Bosco. En él, el autor nos relata mediante breves frases diversos temas a lo largo del libro dedicados a la vida espiritual, la consolación interior o el santísimo sacramento del altar. Todos los apartados son tratados desde un profundo conocimiento de la naturaleza humana por parte del escritor que llega en muchísimos fragmentos a sacudirnos los más inamovibles cimientos de nuestra alma y a replantearnos nuestra vida cristiana una y otra vez. Es más, es un libro que nunca se acaba: hay que releerlo constantemente (y yo diría, diariamente); pues cada lectura es distinta, cada día se descubre un aspecto nuevo.

En una relectura que hice, la frase que quiero comentar me asaltó casi desde lo más profundo de mi corazón. ¿Cuántos no andamos por el mundo queriendo ser amados? ¿Cuántos no andamos por el mundo queriendo amar más? Pero el autor nos proporciona una solución a este problema: “que Jesús esté en ti y en todo hombre bueno“.

Si Jesús está dentro de nosotros, todos los problemas relacionados con el amor se solucionan de un plumazo… Él es Amor. ¿Por qué no pedimos mejor que el Amor habite en nosotros? Solo así llegaremos al punto de quedar satisfechos, pues Él habitará en nuestros corazones y Él obrará en nosotros con su gracia. Sin Él, el Amor está vacío y se convierte en un mero deseo altruista: “querer amar más“; o en un simple egoísmo: “quiero ser amado” o “quiero amar más porque me siento mal”. El Amor no se pide ni se exige. El Amor se vive. Y el Amor solo se vive si la Vida vive en ti. Si la Verdad mora en ti. Si el Camino guía tus pasos. Si Jesús está contigo. ¡Y más que contigo! ¡Con todo hombre bueno!

 ¡Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad! ¡Que Jesús habite en vosotros para que seais hombres que ejerciten el más alto de los dones según san Pablo: el Amor por medio del Salvador! No podemos desear que en el mundo haya justicia, ni bien, ni paz… si no deseamos, si no oramos, si no pedimos que sea Jesús el que habite en el corazón de todos los hombres y mujeres buenos. El Reino de Dios solo vendrá si adaptamos nuestros corazones al Corazón de Jesús y si pedimos tener a Jesús en nosotros como la Santísima Virgen tiene a su Hijo en su precioso Corazón Inmaculado.

Es más, y la semana de oración por los cristianos que se inicia mañana me sirve de excusa para recordarlo; no existirá la unión entre los cristianos si no pedimos a Jesús que habite en todos nosotros, si no dejamos a Aquel que dijo: “Padre, que sean uno como Tú y Yo lo somos” obrar con todo su poder en nuestro interior para que nos haga humildes y capaces de superar nuestras divisiones, rencillas, politiqueos… y así comenzar a caminar juntos desde el Amor y poder participar juntos en el mismo banquete Eucarístico hasta que Él venga y seamos revestidos de su Gloria.

No queramos otra cosa: solo que Jesús more en nosotros.

Amén.

 

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Catolicismo- Cardenal John Henry Newman

Posted by francescopetrarca en 28 noviembre 2009

“Volved la espalda a la Iglesia Católica y ¿a quién os volveréis? Es vuestra única certeza de paz y seguridad en este mundo turbulento y cambiante. No hay nada entre ella y el escepticismo cuando el hombre ejerce su razón libremente. Los credos privados y las religiones estrafalarias pueden parecer llamativos e impresionantes para muchos en su día; las religiones nacionales pueden yacer imponentes e inermes, y ser un estorbo durante siglos, y distraer la atención o confundir el juicio de los entendidos; pero a la larga se descubrirá que o bien la religión católica es en verdad y de hecho la incursión del mundo invisible en este mundo nuestro, o no hay nada positivo, nada dogmático, nada real en ninguna de nuestras ideas en lo referente a nuestro origen y nuestro destino. Olvidad el catolicismo y os convertiréis en protestantes, unitarios, deístas, panteístas, escépticos, en una espantosa pero inevitable sucesión…” (Card. Jonh H. Newman).

 

Agrada oír palabras enérgicas y valientes en defensa de nuestra Fe y religión. Hoy día, todo vale, toda opinión es aceptable, decente y coherente y la verdad no es más que relativa según la persona, el lugar, la circunstancia… Parece que la verdad muta según el momento según convenga o interese o “según sea ofensiva para nuestro interlocutor” o no… Hay que respetar “otras verdades”, seamos “tolerantes”.

 No, la tolerancia no es eso; la tolerancia es comprensión, pero no aceptación. No podemos caminar por el mundo poseederos de una Verdad y menguándola cuando tengamos a una persona diferente que difiera de nosotros. No, nuestra Verdad es nuetra Verdad y nosotros creemos en Él; si alguno de nuestros hermanos difiere, comprendedle, perdonadle, amadle… Pero nunca digamos: “También tienes razón“… No entremos en el juego del relativismo, la Verdad es única; solo uno puede tener la razón.

Pero tampoco discutamos por imponer la Verdad. Ahí es donde vuelve a entrar la palabra tolerancia, que nos ayude a comprender para evitar toda disputa. Así, nosotros creemos que nuestra Fe es la única Verdad, pero la Verdad se abre camino por si sola… ¡Manifestémosla simplemente y oremos! Que Ella misma abra los corazones.

Hagamos esto, pues el propia Papa nos invita a actuar de este modo y a reflexionar sobre los numeros escritos de Newman, siempre enérgico; puesto que el año que viene tendrá lugar su beatificación.

Pidamos Fuerza, Entereza y Valentía para defender nuestra Fe.

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Trabajo- San Jerónimo

Posted by francescopetrarca en 2 noviembre 2009

Trabaja en algo, para que el diablo te encuentre siempre trabajando en algo. (San Jerónimo).

 

Con frecuencia he oido decir: “La pereza es la madre de todos los vicios”; y casi nunca se equivoca a la hora de meditar sobre algún pecado que hayamos cometido.

La incatividad, la pasividad en la vida, nos vacía tanto mente como alma y corazón. No estamos haciendo nada, nuestra concentración se encuentra dispersa… ¿Y qué sucede? Oímos un susurro… El diablo está siempre buscando como seducirnos con su canto, y claro nos ha encontrado estáticos, totalmente parados… ¡No estamos haciendo nada! ¿Qué será esa canción tan atractiva que nos intenta sacar de nuestra pasividad? Es algo nuevo y atrayente… Nos va a sacar de nuestro soport… Sí… ¿Por qué no? Y… Caemos…

¡Trabajemos! ¡Trabajemos! Porque cuando trabajamos construímos sensatamente una casa sobre la roca y un camino bien asfaltado.

¡Trabajemos! Porque cuando trabajamos usamos materiales divinos y no mundanos, porque cada gota de esfuerzo es un paso en nuestro caminar.

¡Trabajemos! Porque entonces ponemos a Cristo como piedra angular en nuestra vida, y si no lo hacemos estamos perdidos y en manos del demonio.

Trabajemos y ofrezcamos cada segundo de nuestro trabajo a Dios… Cada pensamiento dedicado a alabarle con nuestro trabajo… Y entonces veréis como Dios nos da la fuerza para que cada vez que venga el diablo a buscarnos, él pinte su rostro de desilusión por no poder entrar en nuestro pensamiento y nosotros lo dibujemos de alegría plena.

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Pobreza- San Bernardo de Claraval

Posted by francescopetrarca en 4 septiembre 2009

¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre. (San Bernardo de Claraval).

 

El ávaro, no se da cuenta de su pobreza. Atesora riquezas, tiene miedo a pasar penalidades económicas y a que le falte un fondo de dinero para cualquier circunstancia.

No presta, ni fía, ni da, ni dona… Porque su dinero, es su tesoro, y atesorarlo su quehacer diario. Reune billetes y monedas, y trabaja esforzándose por ganar cada céntimo, y casi siempre, céntimo que entra, céntimo que guarda, ni siquiera es “egoísta” y lo que gana se lo gasta en él mismo y en su bienestar… No, es totalmente pobre.

Pobres personas los ávaros… Pobres… ¿Qué hacer para curar ese mal?

Ese mal solamente se cura de un modo y con un adjetivo: Generosidad. Dar al prójimo sin esperar nada a cambio, atesorar riquezas en el Cielo y no en la tierra, porque aquí hay óxido y polilla, y ladrones, mientras que en el Cielo no hay nada de eso.

Hay que hacer a los demás como Cristo hacía… Hay que hacer como si fuera Cristo al que lo hacemos… ¡Hay que dar! ¿De qué sirve la avaricia? ¿Ese mal que nos come por dentro nuestro ser y cada vez nos hace más esclavos? ¿Para qué ser ávaros, si Dios nos alertó continuamente de los peligros de la riqueza y de la felicidad del “pobre”?

Seamos sensatos y alejémonos de todos los pecados capitales. Seamos “ávaros”, y no atesoremos ese tipo de mal “capital”, y atesoremos el capital de las virtudes que van en su contra… ¡La única riqueza que verdaderamente brilla de esplendor!

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Fe- San Agustín

Posted by francescopetrarca en 13 agosto 2009

“Todo el que cree, piensa. Porque la fe, si lo que cree no se piensa, es nula.” (San Agustín).

 

La fe es una gracia maravillosa y una virtud necesaria que nos da Dios. Pero también hay un pequeño “paso hacia la fe”.

Todo el que tiene fe, ha pensado y ha reflexionado 

Todo el que tiene fe, es porque ha meditado sobre lo que cree.

Todo el que tiene fe, gracias a sus razonamientos, ha llegado al conocimiento de que esa fe es auténtica y de que el bastón para recorrer el Camino con rápidez se llama de ese modo: FE.

El que no ha pensado su fe, el que no ha meditado su fe; es como si no tuviera: cualquier mínima objeción derrumba el edificio que haya podido construir la fe en su corazón. Y es que esto es así, la fe construye castillos en nuestro interior y la razón es la encargada de apuntalar las defensas y preparar al alma para el combate contra el enemigo.

Somos soldados de Cristo, siguiendo la inspiración de San Ignacio, y para eso Dios nos ha dado la Caridad como arma, la Esperanza como suministro energético; y por supuesto, la FE como fortaleza inexpugnable desde donde proyectamos nuestro Amor a Cristo…

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Errar- San Agustín

Posted by francescopetrarca en 9 julio 2009

“Errar es humano; perseverar el error es diabólico.”  (San Agustín).

 

Todos nos equivocamos, pecamos y cometemos infinidad de errores a lo largo de nuestra vida; Dios lo sabe…

Esta frase de San Agustín, nos enlaza a otra suya: “Haz lo que puedas, Dios no te pide más.”

Muchas veces estamos empeñados en magnificar nuestro error… Pero el error no es nada con Dios; Él sabe que somos como niños pequeños y que nuestra “ignorancia” nos hace errar con tanta frecuencia.

Pero como buen Padre, Dios quiere que luchemos por ser mejores, por superar nuestros errores y por llegar a la santidad. Entonces llegamos a un punto en el que tenemos que distinguir entre: “volver a caer en el error” y “perseverar en el error”.

Cuando volvemos a caer en un error, sentimos caer sobre nosotros también el peso de nuestra conciencia; y esto es bueno. No es bueno caer, pero es bueno arrepentirse; y si nos levantamos arrepentidos hemos dado un paso de gigante hacia la santidad; mucho más que si nunca nos hubiésemos levantado y hubiésemos continuado por “otro camino” por temer al error.

Sin embargo, cuando perseveramos en un error es cuando sabiendo su suciedad no nos arrepentimos y seguimos jugando a ese juego. Esto es como dice San Agustín: “diabólico”, porque solo el demonio nos seduce de tal manera que nos “agrada” mantenernos en error a sabiendas de nuestra gran ofensa a Dios.

El único Camino es Cristo, y fielmente arrepentidos y sabedores de que somos humanos y erramos, continuar una sendad de fidelidades y pequeñas “inifelidades” que nos hacen cambiar y santificarnos en la Fidelidad.

Posted in Los Santos | 4 Comments »

Amor- San Juan de la Cruz

Posted by francescopetrarca en 5 julio 2009

“Pon amor donde no hay amor, y sacarás Amor”. (San Juan de la Cruz).

 

Como San Francisco de Asís decía en uno de los versos de su oración: “Que allí donde haya odio, ponga yo amor”.

Y  también San Francisco de Asís, en la misma oración dice más abajo: “que no me empeñe tanto en ser amado, como en amar”.

¡Qué importancia dan los santos al amor!

Y hasta en los mismos mandamientos, en el “resumen” que nos dio Cristo: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”.

¡Todo gira en torno al amor! Por eso donde no hay, hay que llevarlo; donde no lo tienen, compartirlo; donde abunda, repartirlo…

Y por esta razón San Juan de la Cruz dice su frase, porque el Amor tiene un misterio… Y es que donde se lleva, donde se comparte y donde se reparte; el amor no mengua, ni resta ni divide… ¡El amor solo suma y multiplica! La más sencilla “maquinaria” del mundo: su combustible es amor… y su producto es dos veces… cinco veces… ¡infinitas veces amor!

Sigamos el consejo de San Juan de la Cruz: mantengamos siempre alto el nivel de amor y con la ayuda de la Mayor experta en Amor, Nuestra Bendita Madre; cumplamos siempre la Amorosa Voluntad del Padre, del Hijo y del Espírtu Santo.

Posted in Los Santos | Leave a Comment »

Paciencia- San Francisco de Sales

Posted by francescopetrarca en 13 junio 2009

“Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo.” (San Francisco de Sales).

Nosotros mismos somos el principal obstáculo en nuestro camino. Somos seres limitados y con un cierto número de dones; somos lo que somos y ¡por algo hemos sido hechos así!

¡Paciencia!

El que no tiene paciencia con algo, poco a poco empieza a distanciarse de ese algo que se la roba; puesto que mientras más permanezca cerca de ahí, menos lo repeta y menos lo ama y si llega a no amarlo, lo abandonará para siempre.

¡Paciencia!

¿Acaso se puede uno abandonar a sí mismo? Por supuesto que no… Por eso el que no tiene paciencia consigo, al final pierde todo el amor hacia sí y entonces comienza a no soportarse, a convertirse en un estorbo en su propio discurrir en la vida, nada que hace le satisface y nada sale bien… La falta de Caridad hacia uno mismo es la ausencia de Paciencia; y quien no se ama no es capaz de amar a los demás porque no se puede dar lo que no se tiene… “Ama al prójimo como a ti mismo”.

¡Paciencia!

Posted in Los Santos | Leave a Comment »