Páginas al viento

Un lugar donde reflexionar… Por Francisco Javier R. S.

  • Intenciones del Santo Padre. Julio 2015

    Intención general

    Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad.

    Intención misionera
    Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna.

  • Vídeo mensual

    Vídeo sobre como ser un digno servidor del altar (en inglés)

    The Altar Server

  • Visión Actual

    Publicación de la Comisión Teológica Internacional sobre la Teología Hoy.

    Publicación

Archive for the ‘-REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS’ Category

A esta Crisis, Palabra de Dios

Posted by francescopetrarca en 28 febrero 2013

Hoy me he puesto a meditar sobre una frase: “Si tú no quieres, ni Dios puede salvarte” (una especie de paráfrasis más coloquial de aquello de San Agustín que decía: “Dios que te creó sin ti, no puede salvarte sin ti“).
 
Dios nos da tantísima libertad…
 
 
Y gracias a ella, inmediatamente, he pensado en toda esta crisis que nos asfixia y rodea. El hombre no sale de ella, porque no quiere. Porque no quiere prestar oídos a la Voz de Dios que dice:
 
 “Cesad de obrar mal, aprended a obrar bien; buscad el derecho, socorred al oprimido, defended al huérfano, proteged a la viuda. […] Si sabéis obedecer, lo sabroso de la tierra comeréis, si rehusáis y os rebeláis, la espada os comerá“. [Isaías 1, 16-20]
 
 “Tus jefes son bandidos, socios de ladrones: todos amigos de sobornos, en busca de regalos. No defienden al huérfano, no se encargan de la causa de la viuda” [Isaías 1, 23]
 
Y todos los ¡Ay! del capítulo de [Isaías 5, 8-25], que son un vivo retrato de nuestra sociedad actual de hoy en día.
 
 ¿Acaso no vivimos rodeados de acaparadores que solo piensan en acumular y no en dar? ¿Acaso no estamos rodeados de bandidos y corrupción? ¿Acaso se respeta el derecho del oprimido (tristemente hoy muy identificado con la figura del parado y del desahuciado)? ¿Acaso la espada no nos come (nuestra vida, nuestros bienes, nuestro trabajo…)?
 
 
La Palabra de Dios siempre se cumple, como dijo Jesús:
 
 
No penséis que he venido a abolir la ley o los profetas. No vine para abolir, sino para cumplir. Os aseguro que mientras duren el cielo y la tierra, ni una letra, ni una coma de la ley dejará de realizarse” [Mt 5, 17-18]
 
 
Y diariamente vemos, que cuando se endurece nuestro corazón, es cuando cumplimos dicha Palabra que nos advierte de los males que sobrevienen al obrar el mal e incurrimos en el camino de la muerte y no el de la Vida que nos propone nuestro Señor. Por supuesto: ¡Él quiere que vivamos y que tengamos vida abundante! Y por eso nos advierte constantemente que el otro camino no lleva a esa vida, sino a una caricatura grotesca que solo engendra división e infertilidad.
 
 
Pero al mismo tiempo, nos da absoluta libertad… Elegimos libremente. Tanto los individuos, como los Pueblos. Y hemos elegido, en nuestra colectividad, dar la espalda a Dios y a su Palabra y optar por el camino del egoísmo, la avaricia, la rapiña, el soborno, la injusticia y el robo…
 
 No hacen falta ideologías que prometan paraísos terrenales o ilusorias soluciones a nuestros problemas con argumentos aparentemente infalibles: las ideologías solo acarrean partidismos, disensiones y condenas al hermano (que no se conoce, ni queremos conocer, ni queremos…¡ay!… siquiera amar…) . Solo hace falta cumplir la Voluntad del Señor para con los hombres, lo más importante de la Ley: Justicia, Misericordia y Fe, todo emanado del Amor.
 
 
Y mientras no hagamos caso al Señor, en nuestra absoluta libertad, parafraseando de nuevo la primera frase: “ni Dios, puede trabajar con corazones tan duros”…
 
 
Afortunadamente, esta frase no está completa, porque a pesar de nuestra dureza de corazón y nuestra voluntad de darle la espalda, Dios, extrae de las maldiciones que nosotros mismos nos acarreamos, las bendiciones que nos salvan y nos hacen volver a Él. Siempre llama. No cesa. Y en su Bondad, siempre hará “llover sobre justos e injustos“, porque a todos Ama y a todos consuela.
 
 
¡El Reino nos apremia! Y mientras no llegue su plena manifestación, debemos ser Sal y Luz para hacerlo lo más presente y próximo que podamos en nuestros días, para que alguna vez, ¡quiera Dios!,  hagamos obras de auténtica justicia.
 
 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

Radicalidad como virtud y como vicio

Posted by francescopetrarca en 24 agosto 2012

¿Cuántas veces no nos hemos visto enzarzado en alguna discusión con un interlocutor que solo sabe repetir frases hechas y sin lanzar ningún argumento? ¿Conversaciones que en vez de ser razonadas e inteligentes se tornan en lucha verbal continua y en cerrazón de corazón y mente?  Suelen ser personas afiliadas a los ISMOS (socialismo, liberalismo, fascismo, progresismo, ecologismo…) y según sus ídolos particulares, así responden, así actúan y así viven aunque sea acosta de arrasar a todos los demás. Como simple dato, a mí me tocó un ISMO muy en boga hoy en día: feminismo.

Una vez un buen amigo me dijo: “No me ofende que me llamen radical o fundamentalista, porque eso significa que tengo raíz y fundamentos en mis convicciones”. Y tenía razón, porque la Radicalidad puede ser una virtud o un vicio.

La Radicalidad como virtud es vital en la vida de un cristiano. Hay que ser radicales en el Amor, en la Fe y en la Esperanza; pues nuestra Raíz es Cristo. Pero también la radicalidad vive de otras virtudes: las cardinales; pues el que es radical como virtud, es prudente, es fuerte, es templado y es justo:

Fuerte: porque sabe defender la Verdad sin titubear

Prudente: porque sabe defender la Verdad con Caridad

Templado: porque sabe defender la Verdad con Paciencia y sosteniendo al débil en la Fe y soportando sus pecados e incredulidades

Justo: porque sabe juzgar y discernir la Verdad en los principios del otro (Como decía Santo Tomás: “Toda Verdad la diga quién la diga, proviene del Espíritu Santo“)

 

Sin embargo, la radicalidad como vicio puede llegar a ser peligrosa y en muchas ocasiones violenta. Estas personas no tienen principios, simplemente creen que los tienen pero lo que en realidad poseen es simplemente una carcasa: ideas vacías. Entonces es cuando dejan de pensar y ya solo viven en base a conceptos que nunca jamás llegan a comprender y de ahí su agresividad constante en defender lo indefendible especialmente cuando alguien aporta datos y argumentos veraces en contra. Al tomar ese camino, han huido de la única raíz que merece la pena: Cristo Jesús, que es manso y humilde de corazón.

Y por último viene el peor de los radicales: el que no tiene principios ni ideas ni carcasas siquiera. Porque el que tiene principios fuertes, es tolerante porque ve con los ojos de la Bondad la Verdad de los demás (caliente); y el que tiene carcasas es intolerante y amigo de la lucha, pero puede convertirse y cambiar (frío). El que no tiene principios es el peor de todos porque es aquel que no solo no es tolerante, sino que lo que es es Condescendiente y tarde o temprano lo que en realidad ocurre es que el que no tiene principios acaba siendo condescendiente con el Mal e ignorando el Bien. Y este es el peor de los radicales y el peor de los vicios, porque es el que jamás aceptará que está en un camino equivocado: se considera bueno con todos y a todos deja hacer, Laissez faire, laissez passer… Pero en realidad son tibios, y no soy yo quién lo dice:

“Conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente, pero como eres tibio, ni frío ni caliente; voy a vomitarte de mi boca” (Ap 3, 15-16)

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

El Silencio a Dios

Posted by francescopetrarca en 6 agosto 2012

Vivimos en una sociedad irreligiosa y olvidada de Dios. Somos gente acostumbrada a ignorar a Dios, a prescindir de Él, a huir de Él, a renunciar a Él. ¡Total! Nuestra vida es maravillosamente cómoda y hablar de Dios solo trae problemas, malas caras y disgustos ya que hablar de Dios es ser políticamente incorrecto. Así vamos por la vida evitando tales conflictos y podemos tener una existencia más tranquila y pacífica, todos nos señalarán como hombres buenos y respetuosos y seremos los principales adalides de la Tolerancia.

Sin más en una artículo reciente sobre Usain Bolt, grandísimo corredor de nuestros tiempos, se comentaba que éste antes de la carrera realizaba una especie de ritual para concentrarse y perder los nervios. En los puntos finales se comentaba sin pudor:

 

Mirada al cielo – Hora de acordarse de los que no están. De los que tiene más lejos. Se besa la mano y lanza el gesto al cielo.

Divino – Ya en los tacos, se persigna y vuelve a mirar hacia arriba. Su mente está limpia. Es hora de correr.”

 

¿Mirada al cielo? ¿Acordarse de los que están lejos y los que ya no están? ¿Mente limpia? ¿No sería más fácil dejar toda esta tontería y simplemente afirmar: Segundos antes de la carrera, Usain Bolt, ora a Dios? Porque es cabalmente lo que ha hecho: se santigua, mira al cielo, lo señala tras besarse la palma… ¿Por qué no hablamos de Dios? ¿Por qué ese miedo y ese aparente mal respeto usando eufemismos y evitando la descripción de la acción? ¿Por qué el mundo ha renunciado a Su Creador? ¿Es que ya nadie quiere hablar de Dios? ¿Acaso Dios ya no interesa a nadie? ¿No hablamos los cristianos constantemente de Dios en todo tipo de foros y ventanas donde constantemente Le Defendemos? Pero es que nos hemos equivocado desde el principio.

Hablar de Dios no es un tema política, ni siquiera religioso… hablar de Dios es Trascendental y Único, porque Él es (simplemente Él es). Cuando hablamos de Dios, sin Su Gracia, lo reducimos a categorías humanas de conversación y lo usamos a Él como si se tratara de un argumento cualquiera que explica Todo o conocerle fuese una forma de experiencia sensorial que da Paz o como si habláramos de alguien con autoridad plenipotenciaria y nosotros somos sus autoproclamados heraldos exigiendo a todos la Servidumbre. Hablamos de Dios como hombres, y no como Hijos del Padre.

No debemos olvidar que todos los hombres lo que más desean en el mundo, en lo más profundo del fondo de su alma, es oír hablar de Dios, porque en Él vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17,28)  y solo podemos aspirar a él como Meta y Fin de nuestra Vida y Felicidad. Pero ¿cómo van a creer en Él si no han oído hablar de él? ¿y cómo van a oír hablar de él si nadie les predica? (Rom 10, 14); y es que él mundo no cree porque no predicamos a Dios… predicamos nuestra idea de Dios.

Renunciemos a nuestras ideas y percepciones humanas del Señor. Escuchémosle en el fondo de nuestra corazón a través de la oración. Él nos habla desde allí en el silencio de la puerta cerrada (Mt 6,6) y nos expresa palabras de Amor a través de su Espíritu para desde allí transfigurarnos en hijos que claman ¡Abba Padre! (Gal 4,6) y cuando seamos capaces de vivir ese Amor, nuestras palabras serán las del Padre y entonces en toda nuestra Vida, hagamos lo que hagamos, solo podremos hablar de Dios y los hombres no podrán ignorar a Dios en nuestras obras y le glorificarán (Mt 5, 15).

Solo así podemos vencer el Silencio a Dios: con Amor. Y solo así, cuando Usain Bolt rece antes de una carrera, dirán: le habla a Su Padre; porque por fin, lo entenderán.

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

Juramento Antimodernista

Posted by francescopetrarca en 29 junio 2012

Yo, Francisco Javier, abrazo y recibo firmemente todas y cada una de las verdades que la Iglesia por su magisterio, que no puede errar, ha definido, afirmado y declarado, principalmente los textos de doctrina que van directamente dirigidos contra los errores de estos tiempos.

En primer lugar, profeso que Dios, principio y fin de todas las cosas puede ser conocido y por tanto también demostrado de una manera cierta por la luz de la razón, por medio de las cosas que han sido hechas, es decir por las obras visibles de la creación, como la causa por su efecto.

En segundo lugar, admito y reconozco los argumentos externos de la revelación, es decir los hechos divinos, entre los cuales en primer lugar, los milagros y las profecías, como signos muy ciertos del origen divino de la religión cristiana. Y estos mismos argumentos, los tengo por perfectamente proporcionados a la inteligencia de todos los tiempos y de todos los hombres, incluso en el tiempo presente.

En tercer lugar, creo también con fe firme que la Iglesia, guardiana y maestra de la palabra revelada, ha sido instituida de una manera próxima y directa por Cristo en persona, verdadero e histórico, durante su vida entre nosotros, y creo que esta Iglesia esta edificada sobre Pedro, jefe de la jerarquía y sobre sus sucesores hasta el fin de los tiempos.

En cuarto lugar, recibo sinceramente la doctrina de la fe que los Padres ortodoxos nos han transmitido de los Apóstoles, siempre con el mismo sentido y la misma interpretación. Por esto rechazo absolutamente la suposición herética de la evolución de los dogmas, según la cual estos dogmas cambiarían de sentido para recibir uno diferente del que les ha dado la Iglesia en un principio. Igualmente, repruebo todo error que consista en sustituir el depósito divino confiado a la esposa de Cristo y a su vigilante custodia, por una ficción filosófica o una creación de la conciencia humana, la cual, formada poco a poco por el esfuerzo de los hombres, sería susceptible en el futuro de un progreso indefinido.

 En quinto lugar: mantengo con toda certeza y profeso sinceramente que la fe no es un sentido religioso ciego que surge de las profundidades del subconsciente, bajo el impulso del corazón y el movimiento de la voluntad moralmente informada, sino que un verdadero asentimiento de la inteligencia a la verdad adquirida extrínsecamente, asentimiento por el cual creemos verdadero, a causa de la autoridad de Dios cuya veracidad es absoluta, todo lo que ha sido dicho, atestiguado y revelado por el Dios personal, nuestro creador y nuestro Señor. Más aún, con la debida reverencia, me someto y adhiero con todo mi corazón a las condenaciones, declaraciones y todas las prescripciones contenidas en la encíclica Pascendi y en el decreto Lamentabili, especialmente aquellas concernientes a lo que se conoce como la historia de los dogmas. Rechazo asimismo el error de aquellos que dicen que la fe sostenida por la Iglesia contradice a la historia, y que los dogmas católicos, en el sentido en que ahora se entienden, son irreconciliables con una visión más realista de los orígenes de la religión cristiana. Condeno y rechazo la opinión de aquellos que dicen que un cristiano bien educado asume una doble personalidad, la de un creyente y al mismo tiempo la de un historiador, como si fuera permisible para una historiador sostener cosas que contradigan la fe del creyente, o establecer premisas las cuales, provisto que no haya una negación directa de los dogmas, llevarían a la conclusión de que los dogmas son o bien falsos, o bien dudosos. Repruebo también el método de juzgar e interpretar la Sagrada Escritura que, apartándose de la tradición de la Iglesia, la analogía de la fe, y las normas de la Sede Apostólica, abraza los errores de los racionalistas y licenciosamiente y sin prudencia abrazan la crítica textual como la única y suprema norma. Rechazo también la opinión de aquellos que sostienen que un profesor enseñando o escribiendo acerca de una materia histórico-teológica debiera primero poner a un costado cualquier opinión preconcebida acerca del origen sobrenatural de la tradición católica o acerca de la promesa divina de preservar por siempre toda la verdad revelada; y de que deberían interpretar los escritos de cada uno de los Padres solamente por medio de principios científicos, excluyendo toda autoridad sagrada, y con la misma libertad de juicio que es común en la investigación de todos los documentos históricos ordinarios.

Declaro estar completamente opuesto al error de los modernistas que sostienen que no hay nada divino en la sagrada tradición; o, lo que es mucho peor, decir que la hay, pero en un sentido panteísta, con el resultado de que no quedaría nada más que este simple hecho—uno a ser puesto a la par con los hechos ordinarios de la historia, a saber, el hecho de que un grupo de hombres por su propia labor, capacidad y talento han continuado durante las edades subsecuentes una escuela comenzada por Cristo y sus apóstoles.

Prometo que he de sostener todos estos artículos fiel, entera y sinceramente, y que he de guardarlos inviolados, sin desviarme de ellos en la enseñanza o en ninguna otra manera de escrito o de palabra. Esto prometo, esto juro, así me ayude Dios, y estos santos Evangelios.

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | 1 Comment »

El Corazón de Jesús al descubierto en los Evangelios

Posted by francescopetrarca en 4 junio 2012

El Sagrado Corazón de Jesús es una de las devociones católicas más populares y quizás por esto mismo de las más desconocidas en todo su Inmenso Misterio, pues todo lo que se populariza en este mundo de hoy en día, lleno de Publicidad y Comercio, siempre queda manchado con un toque de banalidad. Y la Verdad es que es asunto serio: Él nos Ama ardientemente y nos pone su Corazón como ejemplo a imitar y a seguir; hay que dejarle entrar en nuestro interior, habitar en él y transformar todo nuestro ser…

¿Y cómo se hará todo? ¿Cómo conseguir conformar nuestro corazón de acuerdo al Suyo? Sencillo: Él nos ha dejado muchas “pistas” en la Escritura, especialmente en el Evangelio de San Mateo para que no andemos por caminos equivocados y he querido presentar dichos textos para ayudar conocerlos y que nunca más vuelvan a pasar desapercibidos en nuestras lecturas de las enseñanzas del Maestro.

 

¡Raza de víboras! ¿Cómo podéis vosotros hablar de cosas buenas, siendo malvados? Porque de lo que rebosa el corazón habla la boca.” [Mt 12, 34]

Para Jesús, todo lo que decimos emana de nuestro corazón y por eso continua en el versículo 36 reclamando que tengamos el mayor de los cuidados con las palabras ociosas que digamos, pues éstas pueden llevarnos a juicio. Cuando se ama, las palabras fluyen llenas de belleza, pero cuando se odia o se miente, las palabras surgen envenenadas y asesinas. Las palabras muchas veces crean más víctimas que las manos y es que como dice Santiago: “La lengua es un pequeño miembro que se atreve a grandes cosas. Observad que una chispa puede incendiar un bosque entero. La lengua es también de fuego; el mundo de la injusticia. La lengua puesta en medio de nuestros miembros infecta todo nuestro cuerpo y prende fuego al curso de nuestra vida, cuando ella está incendiada con el fuego del infierno.” [St 3, 5-6]

Cuidemos nuestro corazón, para que rebose dulzura y buenas palabras.

 

Porque del corazón provienen los malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, blasfemias. Eso es lo que mancha al hombre.” [Mt 15, 19-20]

No solo del corazón emanan las palabras de odio y mentira, sino que de él proceden todas nuestras malas acciones. El corazón torcido, un corazón negro y muerto, es lo que, con sus frutos, nos mancha. Él nos llama la atención especialmente sobre esto, para recordarnos que el Maligno siempre empieza sembrando en nuestro corazón podredumbre y que nada externo puede mancharnos.

Cuidemos nuestro corazón, para que de él surjan solo obras buenas.

 

“Atesorad, más bien, en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corroen, ni los ladrones socavan ni roban; porque donde está tu tesoro, allí está también tu corazón.” [Mt 6, 20-21]

El corazón siempre lo tenemos puesto donde nos agrada y sobre lo que nos motiva o entusiasma. Él nos avisa que todo eso es pasajero que no sirve de nada poner nuestro corazón solo en lo material, pues se desvanece. Solo a Dios hay que mirar y solo el Reino hay que amar.

Cuidemos nuestro corazón, para que no se atasque en el Mundo.

 

“Así hará mi Padre celestial con vosotros si cada uno de vosotros no perdona de corazón a su hermano” [Mt 18, 35]

El que no perdona de corazón al prójimo, no merece ser perdonado por el Padre según el Señor y es que no tiene sentido no condonar las deudas de nuestro prójimo puesto que “el que no ama a su hermano, al que ve, no puede amar a Dios, al que no ve” [1 Jn 4, 20]. ¿Y cuántas no serán las terribles deudas que nosotros tenemos con el Padre como para que no seamos capaces de perdonar las miserias que nuestros hermanos nos deben a nosotros?

Cuidemos nuestro corazón, para que sea fuente de perdón.

 

Y cuando sintamos que no podemos, recordemos con alegría:

Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy afable y humilde de corazón y encontraréis descanso para vuestras almas” [Mt 11, 29] 

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | 2 Comments »

“El Brujo” inocente

Posted by francescopetrarca en 1 junio 2012

En boca está la actualidad de la Diócesis de Málaga, antes exclusivamente “diocesalmente” (entre partículares, pues públicamente no se ha comentado nada por parte del Obispado), pero ahora de forma nacional e incluso internacional desde que el prestigioso blog de Francisco José Fernández de la Cigoña  haya tratado el asunto.

Mucho se ha dicho de El Brujo, aunque mucho más aún del Obispo de Málaga por supuesto, pero es que éste es culpable por permitir que un Templo Católico se convierta en recinto de vodevil y el otro inocente; y yo simplemente quería romper una lanza en su defensa.

Pienso que nadie dudará que Rafael Álvarez, El Brujo, es una buenísima persona y todo un profesional, pero en lo que si se duda mucho es si es creyente o no creyente. Pues yo lo confirmo, es creyente y para más indicaciones lean la siguiente entrevista concedida en el Periódico de la Diócesis de Málaga:

http://www.diocesismalaga.es/index.php?mod=content&secc=view&id=2012020105

¿Por dónde mi defensa? Por su entrevista se aprecia que es un hombre sencillo, con un gran gozo por su Fe recién adquirida (¡Gloria a Dios!) y con un profundo Amor por la persona de Jesús (un amigo para él). Pero es un convertido engañado, una víctima de la Desevangelización y un reo de un Evangelio mutilado.

Él mismo ha creído, y lo que cree que es la Fe Católica es lo que ha transmitido en su obra “El Evangelio de San Juan”. Y él no tiene la culpa de que se le haya catequetizado a medias y encima se le promueva como si de un mono de feria se tratara para que expanda la “Nueva nueva” (y no la Buena Nueva). Así, un inocente hombre ilusionado con la Fe se lleva las críticas mientras otros desde el anonimato, son los que le han promocionado. Y es que me parece llamativo un detalle que revela Rafael en su entrevista sobre el surgir de la obra en discordia:

Por ello me propuse leer los evangelios y fue cuando surgió la idea. En el monasterio de Silos se consideran los padres de este evangelio, y desde entonces hablo cada pocos días con ellos.”

¿El Monasterio de Silos se considera el padre de la obra de teatro “El Evangelio de San Juan” que es un Evangelio descuartizado? ¿No es alarmante que en un monasterio católico se dé esto?

Rezo por Rafael y su plena conversión… Pero…”¿cómo va a creer en él si no ha oído hablar de él? ¿Y cómo va a oír hablar de él si nadie le predica?” [Rom 10, 14]

 

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | 6 Comments »

Para ser un buen nazareno

Posted by francescopetrarca en 30 marzo 2012

Hoy Viernes de Dolores es un día importante en mi humilde barrio: sale en procesión la imagen de Nuestra Señora Mediadora de la Salvación y como buen hijo de mi barrio, saldré en procesión con mi gente. Ahora bien, todos o casi todos conocemos la Semana Santa Andaluza y todo lo tradicional y social que hay dentro de ella y por eso digo “saldré con mi gente“. Pero, ¿qué se debe tener en cuenta para salir en procesión como buen hijo de Nuestra Madre, como buen Amigo de Dios? Es decir, celebrar no solo lo tradicional y social sino también lo religioso y que este aproveche para el alma.

Primero, hay que recordar que el significado de la palabra “nazareno” es una evidente alusión al mismo Jesús. Tampoco hay que olvidar que a los nazarenos en algunos lugares se les suele llamar “penitentes”, que nos hablan del sentido pasional de esta pequeña peregrinación a la que llamamos “procesión”. Y una vez interiorizados y comprendidos estos términos en nuestro corazón, debemos esforzarnos en aplicar lo siguiente:

Permanecer en silencio el máximo tiempo posible en recuerdo del silencio penitente de Jesús en su Pasión, pues ni una queja salió de su boca.

Permanecer en actitud “penitente” y “sufriente”. Nuestra penitencia es nuestro caminar en la marcha procesional y nuestro sufrimiento es identificarnos con el dolor de María por ver a su Hijo en la Cruz por todos nosotros.

Permanecer en actitud contemplativa y orante, pendientes de los Misterios que ocurrieron, que hoy representamos y que revivimos cada vez que acudimos a la Santa Misa.

Rezar oraciones, especialmente el Rosario, constantemente por distintas intenciones: particulares, familiares, de la Iglesia, del mundo…

Con la gracia de Dios recibiremos gran fortaleza espiritual y habremos aprovechado nuestra salida procesional no solo en nuestra alma, sino en las de todos a nuestro alrededor y para el Bien de la misma Iglesia.

¿Y sobre los hombres de trono no digo nada? Me quería centrar especialmente en los nazarenos, entre los que yo formo parte, pero algo también tengo que decirles aparte de todo lo dicho ya, que también se les aplica. Yo los llamaría Cireneos, porque ellos se esfuerzan en cargar en sus hombros la Cruz del Señor y con este espíritu deben salir en procesión: “Señor, carga sobre mí el peso de la Cruz, permíteme estar a tu lado, para que como tú, me entregue al Servicio de todos los hombres por Amor”.

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

El ateísmo

Posted by francescopetrarca en 20 marzo 2012

Muchos conoceremos a personas ateas o al menos nos las hemos encontrado en la Red y hemos leído sus comentarios en blogs y periódicos digitales. Como norma general todos hemos podido notar que son individuos que se presentan a sí mismos como seres plenamente civilizados, profundos amantes de la ciencia y de todo progreso, extremadamente tolerantes… Pero en lo poco que podamos profundizar un poco más en su personalidad, nos encontramos con personas llenas de prejuicios y un desconocimiento total de la Fe y la Religión; pero eso no les impide pontificar y criticar sobre lo que no saben, ni confudir churras con merinas en asuntos dógmaticos o de fe o de moral; y por supuesto entre sus prejuicios favoritos está el pensar que los creyentes no amamos la civilización sino la barbarie, ni amamos la ciencia ni la razón ni el progreso (aunque eso sí, solo el buen progreso), ni somos personas tolerantes…

En el fondo, el ateísmo como tal es una creación del hombre occidental. Podemos observar como en Oriente jamás surgió el ateísmo a lo largo de la Historia, aunque hoy en día se encuentre minoritariamente presente debido a la globalización; y es que el ateísmo solo puede surgir como contrarrespuesta a un Dios Personal, como rebelión a ese Ser Divino que se da a conocer revelándose al hombre. Esta rebelión está íntimamente relacionada con el cristianismo y por tanto intenta emularlo de alguna manera como opuesto: en realidad el ateísmo es una Fe, una nueva Religión con su propia “ley de oro”:

1. Negarás a Dios sobre todas las cosas, con toda tu mente y con todas tus fuerzas (ya que no olvides que el alma no existe y el corazón es solo un órgano que bombea) e intentarás que todo lo que tenga que ver con Él y la Religión desaparezca de la Sociedad.

2. Te mostrarás extremadamente filantrópico con todos los hombres y esto consiste en liberarlos a todos, especial y destacadamente a los creyentes en la Fe cristiana, de sus creencias infantiles.

Por todo esto, a los ateos a la hora de hablar con ellos, no hay que considerarlos como a gente que no tienen Fe, sino todo lo contrario; y puesto que su Fe es tan dañina no tanto para los otros sino para sí mismos, hay que tratarlos con extrema delicadeza y compasión. No solamente hablo del daño espiritual propio de apartarse de la gracia del Señor, sino también del daño físico y psíquico que crea en estas personas una religión del odio y de la negación. ¡Especialmente porque luchan contra lo que ellos mismos no creen: Dios y la vida ultraterrena!

Pero siguiendo con su emulación de la Fe Cristiana:

“Porque Cristo Jesús, el Hijo de Dios, a quien Silvano, Timoteo y yo predicamos entre vosotros, no es “sí” y “no” al mismo tiempo. Cristo es el “sí” de Dios.” (2 Cor 1,19)

Vemos como han trastocado todo este pasaje hasta convertirse a sí mismos en apóstoles y predicadores del NO y ser ellos la personificación de Cristo como el NO de Dios.

Como conclusión, hay que evangelizar a los ateos como si creyentes de otra Fe se trataran o como cuando se instruye a un hermano cristiano que se equivoca en asuntos de Fe. El ateísmo solo se supera con una muy minuciosa formación religiosa, pues el ateísmo vive del desconocimiento de la Religión y su fuerza está en la negación de la Verdad que nunca han oído. Además, muchísimas veces además, los ateos son personas “peleadas con Dios”, que no le conocen bien y le acusan de todos los males y por eso le odian. Por tanto, hay que predicarles ya que no le comprenden.

Y quizás para emular a Santiago, no solo mostrarles la fe sino también las obras para que crean:

y yo con mis obras te mostraré mi fe” (Sant 2, 18)

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

Somos Culpables

Posted by francescopetrarca en 14 marzo 2012

Es de actualidad el tema de la Nueva Evangelización y gracias a querer impulsar ésta, la Iglesia está envuelta en un periodo de autoanálisis. Unos dicen: “La Iglesia tiene que modernizarse de una vez por todas y abrirse al mundo”. Otros: “La Iglesia tiene que volver a antes del Concilio e intentar hacer borrón y cuenta nueva con todos estos desmanes”. Otros: “La culpa es del mundo que no tiene Fe”. Otros: “En nuestros días es que no hay Caridad”, etc etc… Yo desde mi punto de vista personal, de lo que veo día a día como cristiano, quiero aportar mi propio análisis y crítica en todo este asunto: somos culpables de no decir la Verdad.

Toda esta crisis eclesial surge porque existe una crisis de Verdad: una rebaja de Evangelio y una desconsideración hacia la Doctrina sana. Y es que cuando no se predica la Verdad Completa, se pierde la autoridad que proporciona esa misma Verdad y como consecuencia se llega al incumplimiento y a la increencia. Citando a San Pablo:

¿Cómo van a creer en él si no han oído hablar de él? (Rom 10, 14)

¿Cómo van a creer si les han presentado un Cristo devaluado? ¿Cómo van a querer ser seguidores de un Maestro que no enseña? ¿Cómo van a querer ser sacerdotes y religiosos/as de un Camino, Verdad y Vida que no se muestra ni se vive? ¿Cómo va a haber esposos verdaderamente amantes si nadie les predica qué es el Amor? ¿Cómo va a haber conversos hacia una Fe vana y vacía? Y en esto hemos fallado todos: todos somos culpables, aunque mayor culpa tienen quienes más alto están y por la estructura jerárquica de la Iglesia, se ha extendido en cadena:

– Algunos obispos en muchos casos no han guardado el depósito de la fe que les ha sido confiado (1 Tim 6, 20), otros lo han guardado pero no lo han manifestado ya sea por miedo o por desidia y por tanto han dejado a las ovejas desprovistas de protección. Tampoco han mantenido la Ortodoxia en sus Seminarios ni centros de formación y han acabado imponiendo las manos para ordenar prebísteros sin pensarlo bien (1 Tim 5, 22).

– Los sacerdotes han reproducido lo que han aprendido en los Seminarios y han visto a ejercer a los obispos y por tanto sus fieles quedan desatendidos de igual manera.

– De los laicos no han podido salir ni buenos catequistas ni buenos padres y madres de familia que enseñen la Verdad completa a sus alumnos o hijos porque tampoco la han oído de su más inmediato maestro: el sacerdote.

– ¡Y qué decir de los teólogos los cuáles hoy en día tienen y defienden hipótesis cada vez más extrañas a la Fe Cristiana!

Y así, puesto que los Cristianos somos un Cuerpo Místico, un simple virus ha contaminado todos los Miembros dejándonos postrados en la cama e impotentes para la Evangelización. Y por eso se nota cuando en una Parroquia hay un sacerdote verdaderamente fervoroso o en una diócesis gobierna un Obispo con mayúsculas: surgen vocaciones, los fieles viven más intensamente, oran de verdad, no se pierden ni un sacramento (¡necesidad de la Confesión!), tienen deseos en conocer la Fe y la Palabra… Mientras tanto, en la gran mayoría de las parroquias de muchísimas diócesis se vive una situación desoladora: fieles que no acuden a los sacramentos o que acuden sin estar debidamente dispuestos o preparados, fieles que no conocen la doctrina, no existe la adoración, ni el silencio, ni la oración, ni la práctica de la moral cristiana… ¿Y cómo van a creer si no se les predica?

A veces produce cierta impotencia: ¿y yo por qué tengo que ser el único en una iglesia abarrotada que se arrodille durante todo el Canon de la Misa? ¿Y yo por qué tengo que ser el único que estudia el Catecismo y la Biblia? ¿Y yo por qué tengo que seguir la Verdad Completa y no amoldarme a las mismas “verdades” que siguen el resto? ¿Y yo por qué tengo que predicar a los demás lo que ni el mismo sacerdote de mi parroquia predica? Y es que se llega a situaciones dramáticas (y todas son reales y verídicas): Catequistas parroquiales que no han leído jamás el Catecismo (¡cómo puede ser esta incoherencia!), cristianos que no conocen el Prólogo del Evangelio San Juan (¡pero si es la esencia de toda la Teología cristiana!), malas caras a la hora de recibir una catequesis formativa auténtica por querer reducir todo el cristianismo a un mero “reunir de grupos a charlar” (siquiera a orar), sacerdotes que se ríen de las prácticas de abstinencia y ayuno o se burlan de los milagros de Jesús, o peor aún: a un recién convertido que le predicas la Verdad Completa y le enseñas a orar y a adorar a nuestro Señor, cuando lo llevas a Misa se escandaliza de que nada se parece a lo que le has predicado: ni adoración (nadie arrodillado nunca), ni predicación ortodoxa, ni liturgia cuidada…  Y entonces los pocos que verdaderamente buscan la Verdad Completa se plantean: “¿seré yo el equivocado? ¿Por qué solo yo tengo que ser firme? ¿Para qué seguir evangelizando si parece que yo soy el único que busca seguir al Papa?” y los más acaban desinflándose y dejándose llevar por la masa cristiana inerte…

Ahora estamos en un momento difícil. El Papa no cesa de repetirnos que nos convirtamos al Evangelio de Jesús, aquel que murió en la Cruz por nosotros y Resucitó de entre los muertos y nos llama a la Nueva Evangelización. Pero ahora es un momento difícil, porque la Verdad ha sido edulcorada y en muchos lugares no se conoce e incluso se llega al extremo de que la Verdad se hace molesta y se intenta acallar pues se prefiere seguir viviendo en un cristianismo ONGero que no comprometa a nada: ni en el ámbito de fe ni en el ámbito del amor ni en el de la esperanza ni en un cambio profundo y radical de vida. Pero tenemos que hacerlo. Cada uno donde pueda y en el cargo que tenga debe predicar con Amor la Verdad y estar listo para dar razón de nuestra Esperanza (1 Pe 3, 15) dentro de la misma Iglesia.

“Como niños recién nacidos apeteced la leche espiritual no adulterada, para que alimentados con ella crezcáis en orden a la salvación” (1 Pe 2, 2).

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | Leave a Comment »

¿Qué enemistad existe en Málaga entre la Diócesis y la Sotana?

Posted by francescopetrarca en 25 febrero 2012

Siempre me he resistido a usar este blog como plataforma de quejas o denuncias. Mi deseo ha sido emplearlo para escribir mis propias reflexiones, comentar algunas frases particularmente interesantes, traer artículos de actualidad o de otros autores, etc… Pero esta vez no he podido callar ante algo que considero muestra de la salud de una Diócesis como es la de Málaga, la mía propia y especialmente cuando he sido testigo y parte activa en los hechos.

Se trata de una conversación entre tres jóvenes (entre los que me incluyo) y un joven sacerdote extranjero incardinado en una diócesis de su país y que ahora se encuentra en la Diócesis de Málaga realizando, desde hace varios años ya, una tarea pastoral. Hace poco que fue nombrado Vicario parroquial en una parroquia de mi Arciprestazgo y por eso gozo de su asistencia espiritual.

Tras una conversación distendida, de pronto desembocamos en el tema del uso sacerdotal de la sotana. Dicho joven sacerdote alegaba: “En mi país siempre llevaba sotana y todos los sacerdotes llevan sotana”. Y ante mi insistencia por averiguar por qué había variado costumbre tan espléndida y que desde mi punto de vista hace tanto bien al sacerdote y a los fieles, pues así les digo a todos: “es como un policía. Si este no lleva uniforme, no podemos reclamar sus servicios. ¡Lo mismo un sacerdote! Además que es un testimonio ante el mundo”; este sacerdote me responde (sin ser palabras textuales pero que reproducen con fidelidad la idea expresada): “Aquí en Málaga me han dicho (otros sacerdotes) que no me la ponga. Que no se lleva y que los fieles lo ven extraño. Y yo les hago caso pues he venido a aprender y ellos son mis maestros“.

Ante mi protesta e insistencia porque la use: “Hay pocos sacerdotes que la lleven, pero algunos hay y yo te apoyo en que la vuelvas a llevar con total libertad.”; las otras dos jóvenes con las que me encontraba alegan: “La sotana es un poco vieja… Lleva Clergyman y ya con eso es más que suficiente” y “Pues ni se te ocurra acercarte a San Patricio con sotana porque allí no les gusta” (San Patricio, que está en nuestro arciprestazgo, es una Comunidad Neocatecumenal, y la joven que lo comentaba PRECISAMENTE es miembra del Camino aunque no quiere vincularse en extremo a dicha comunidad y asiste regularmente a nuestra parroquia. Además mientras lo decía, lo comentaba, con aire de “allí es que les gustan otras cosas” o “lo ven tan feo que no se acercan a ti”).

Ante todo esto, mostré mi estupor e indignación y le pedí al joven sacerdote que si él se sentía cómodo llevando sotana que no hiciera caso a nadie más, ya que él decía: “la sotana para el sacerdote es como el traje de novia en la boda“. Me aseguró que probablemente volvería a ponérsela y en ese punto dejamos la conversación.

Una vez relatados los hechos, no quiero ahondar más en ellos ni reflexionar muy intensamente, pues ya puse mi opinión sobre el uso del hábito o sotana en otro post: https://francescopetrarca.wordpress.com/2011/06/18/la-necesidad-del-habito-o-la-sotana/. Simplemente quisiera hacerme las siguientes preguntas:

¿Qué enemistad existe en Málaga entre la Diócesis y la sotana? ¿Por qué algunos sacerdotes les piden a otros, especialmente sacerdotes jóvenes y que se someten a toda autoridad e instrucción de superiores; que abandonen la sotana en sus tareas pastorales con los fieles de Málaga? ¿Verdaderamente los fieles rechazan toda atención espiritual si el sacerdote viste de sotana? ¿Por qué se tiene en mente que la sotana es una antigualla y no el hábito regular del sacerdote? ¿Qué sucede en la Comunidad Neocatecumenal de Málaga y la sotana?

No es un tema baladí este.

Posted in -REFLEXIONES Y OTROS TEXTOS PROPIOS | 2 Comments »